100 días abundantes. Día 1

¡Feliz día!

Qué sensación tan nueva, me sentía muy cómoda con los 100 días felices, y ahora me adentro en esta nueva aventura con algunas dudas. Pero bueno, el 50% de los votos en la encuesta que hice en el grupo Gente Feliz en Facebook fue para los 100 días de abundancia, así que aquí estoy, ¡lista para la nueva aventura!

¡Comenzamos!

Ayer fue un día abundante porque disfruté de distintos tipos de abundancia.

Disfruté de abundancia de tiempo con mi chico, incluso aunque tuviéramos que trabajar los dos, despertar con él me parece un lujo al que me encanta acostumbrarme.

Como cada mañana, disfruté de la abundancia del tiempo que dedico a mis procesos, disfrutando de mi cama, de mis 15 minutazos de meditación y de mi lista abundante de cosas que aprecio. Otra de las rutinas que me hacen sentir abundante es ver mi cuenta del banco y disfrutar de su crecimiento, del movimiento del dinero, o del deseo creciente de disfrutar mayor abundancia económica. Y las tres opciones son abundantes! Además ayer fue día de crecimiento 😉

Disfruté también de abundancia de trabajo y proyectos nuevos, de una reunión productiva con Majo, que va a ser nuestra nueva rutina diaria (prepárate Majito!)

Aunque no había mucha comida en la nevera, como tengo mentalidad abundante, logré hacer una comida deliciosa. Hice mi primer salmorejo!!! No sabía que era tan sencillo, y estaba delicioso. Y también quinoa con kale y manzana, me estoy convirtiendo en una máquina de la cocina!

Fui caminando al supermercado por la tarde y disfruté de la abundancia de fresquito jiji, y de mis casas favoritas (se ven en la foto, otro día hago una foto con luz), son unas casas con forma esférica muy curiosa. Es increíble como se pueden conseguir creaciones maravillosas desde una mentalidad abundante. Seguro que esa no era la forma más económica de construir, pero aporta tantos otros valores: belleza, innovación, sorpresa, originalidad, curiosidad… Me muero de ganas de visitarlas por dentro!

En el supermercado disfruté de la abundancia de cosas distintas: distintos sabores, distintos alimentos, distintas formas de empaquetarlos…

Y ya en casa disfruté de la abundancia genial de poder ver una película con mi chico, dándome cuenta de que también va a formar parte de mi día a día.

Sí, fue un día abundante!

¿Y el tuyo?

¡Cuéntanos!

Un abrazo

PD: Me he sorprendido, creía que no iba a salir nada!

PD2: Si con los 100 días felices he logrado felicidad abundante, con los días abundantes… ¡Ay madreeeee!!!

About the autor:

11 Comentarios

  1. Soly Sayagues 15 febrero, 2018 en 14:56 - Responder

    Bien empezamos.
    A mí me picaba la mano derecha y digo, viene dinero.
    Y llegó de forma inexperada.
    Empiezo tu primer día abundante de PM, debes haber pedido pa tí y todos tus compañer@s.
    Tú sigue así, que a este paso, felices y abundantes.
    ¿Qué será lo próximo, por dios, tengo el cerebro en modo Brain Storming, …???.
    Un beso, vamos a por ese reto ??

    • Alicia 16 febrero, 2018 en 12:42 - Responder

      Qué bueno, Soly!!! Como me gusta ese picor, entonces!!!
      Esto de la abundancia se expande. Felices, abundantes, dichosos, amorosos, y cuántas cosas más.
      Un beso gigante!!!

  2. Carolina a 15 febrero, 2018 en 19:32 - Responder

    Jajaja que viva la abundancia! Di que sí. Adelante….

  3. Esther 15 febrero, 2018 en 23:53 - Responder

    Empezamos con el nuevo reto : 100 días abundantes , suena bien. Veamos qué resultado obtenemos =)

    Debo entrenar mi mente para ser más abundante en proyectar cosas buenas y positivas, así que sólo el tener que pensar sobre qué ha sido abundante en el día me va a ayudar a cambiar ese chip.

    Mi día de ayer fue abundante en…

    – Momentos agradables en el trabajo. Como los abrazos de mis peques, conversaciones con las compis, los achuchones de Nuri.
    – La forma positiva y a mi favor en la que se solucionan o acaban las cosas. Por ejemplo, pensaba que por esperar a mi compañera de trabajo al final llegaría más tarde a casa y resultó ser al revés =)
    – Noticias positivas y halagos. Sacar un 8.8 en el final de italiano, poder compartirlo con gente que quiero y que se alegrasen por mí, y el reconocimiento por parte de varias personas por unas fotos muy chulas que les hice a mis alumnos me encantó.
    – Tiempo para mí misma. Como el momento en el metro en el que fui meditando ( es lo bueno de ir en el metro temprano ,que si vas con los ojos cerrados nadie sabes si estás durmiendo por el madrugón o meditando y conectándote 😉 ) o mientras tomaba una rica cena y me divertía viendo una serie (Me encanta este momento del día =) )
    – Sensaciones de conexión con mi cuerpo más que reconfortantes.
    – Ideas culinarias que quiero poner en práctica.

    Me gusta la idea de verlo todo con perspectiva abundante =)

    Un besazo.

    • Esther Pérez 16 febrero, 2018 en 12:16 - Responder

      ?

      • Alicia 16 febrero, 2018 en 12:37 - Responder

        Tenemos abundancia de Estheres 😉

        • Esther 17 febrero, 2018 en 14:42 - Responder

          Dicen que lo buena abunda ?

  4. Esther Pérez 16 febrero, 2018 en 12:13 - Responder

    Me encanta empezar esta nueva aventura de 100 días de abundancia. Así que haya vamos, a por mi primer día de abundancia.
    Ayer fue un día de abundancia porque me llamaron pacientes para tener consulta hoy, ello me llena tanto que me siento inmensamente feliz. Nunca habría pensado que podría ser tan feliz y estar tan agradecida por trabajar. Gracias gracias gracias.
    Fue un día de abundancia emocional porque al salir de estudiar y trabajar fui a ver a mis hijos un rato que estaban con sus abuelos y también pude disfrutar un rato sola con mi chico que aunque fue cambiando una batería de coche nos encontramos charlando tranquilos los dos. Fue un día pleno de felicidad y abundancia y esto solo ACABA DE EMPEZAR ?

    • Alicia 16 febrero, 2018 en 12:39 - Responder

      Siiii!!! Bienvenida, preciosa! Comparto contigo la abundancia de estar enamorada de mi trabajo. Es maravilloso!!!

  5. Ana. En 100 días de abundancia. Día 1 17 febrero, 2018 en 07:41 - Responder

    Empiezo mi aventura de 100 días de abundancia desde ayer viernes 16/02/2018.

    -Sentí abundancia de tiempo al llegar bien de hora al trabajo por la mañana, pensando que iba a llegar más tarde.
    -Sentí abundancia cuando desayuné pan de centeno con mantequilla, tenía muchas ganas y disfruté del momento.
    -Sentí abundancia de orgullo al ver que consigo capear situaciones un poco conflictivas al teléfono durante la jornada laboral.
    -Sentí abundancia de alegría al comerme la menestra con pollo que hice la noche anterior.
    -Sentí abundancia de satisfacción al tomar mi zumo de naranja natural, que me produjo sensación de frescor.
    -Sentí abundancia de ilusión y alegría al volver a encontrarme con mi chico para volver juntos a casa y luego irnos a celebrar su cumpleaños y disfrutar de una rica tarta selva negra.
    -Sentí abundancia de tranquilidad y sosiego cuando ya me iba a dormir, después de un día movido y un tanto.ajetreado.
    -Sentí en líneas generales abundancia de vida, al sentir, padecer, reir, llorar, y diversas emociones que surgen de mi ser.

    Un abrazo.

    • Alicia 17 febrero, 2018 en 12:55 - Responder

      Mmm… pan de centeno con mantequilla… delicioso!!!
      Abundancia de emociones y de vida… precioso!!!

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies