fbpx

100 días abundantes. Día 26

Ayer fue un día abundante… ¡sí!

Porque comencé el día con un desayuno delicioso de tomates españoles (nunca me hubiera imaginado que cabían en el equipaje de mano los tomates necesarios para cubrir mi adicción tomatil)

Porque fue un día muy productivo en el trabajo, hice muchas cosas que tenía pendientes y eso me hizo abundantemente feliz.

Porque llovió y salió el arcoiris en frente de mi casa. La naturaleza es tan abundante que tiene estos regalos inesperados.

Porque mis gatitos salen a la calle, exploran un poco y luego vuelven a estar con nosotros. Me encanta que sean abundantemente libres!

Porque no tuve que cocinar, tenía comida envasada en frascos de los días anteriores. Eso es abundancia de alimento!

Porque por la tarde fue la presentación del libro de un amigo, Al principio de la Oscuridad, en el que cuenta sus experiencias con el mundo de lo paranormal en su experiencia en el programa Cuarto Milenio. Estoy deseando tenerlo, en cuanto vaya a Madrid, me lo compro (y te recomiendo que hagas lo mismo). La presentación estuvo abundante en gente, cariño y experiencias, y la pude ver en directo por Facebook!

En parte, porque estuve jugando a los informáticos con la web de Vidaes, ¡y me la cargué! Abundante miedo, rabia y todas las emociones posibles cuando me di cuenta de que la copia de seguridad no se había hecho correctamente, y que, en lugar de ver mi preciosa web, se veían un montón de letras y números que no entendía.

En ese momento, que estaba sola, porque Patrick había salido, sentí una especie de confianza en que, al final, las cosas siempre me salen bien. Que yo conozco cómo funciona esto, y no hay problema lo suficientemente complicado que no se solucione con calma y alineamiento. También me di cuenta de la pedazo de web que he sido capaz de crear sin tener ni idea de informática. Por un momento fui consciente de los abundantes recursos que tenemos y que ni siquiera sabemos que tenemos.

Y llegó Patrick,  y me vio la cara de medio pánico y medio confianza y me ayudó a solucionarlo, con su paciencia infinita, sus abundantes recursos e inteligencia. La verdad es que me siento la persona más afortunada del mundo a su lado. ¡Y lo logramos! (bueno, sobre todo él, pero yo también!). La web volvió a funcionar sin los errores que estaba dando últimamente.

Y yo, lección aprendida, voy a aprovechar la abundancia de conocimientos que tengo a mi lado, y pediré ayuda, en vez de jugar a los informáticos yo sola.

Así que… sí, ¡fue un día abundante!

¿Y el tuyo?

Cuéntanos

Un abrazote

Alicia

PD: ¿Te ha pasado algo parecido alguna vez?

PD2: Cuéntamelo, por favor 😉

About the autor:

5 Comentarios

  1. Carolina a 13 marzo, 2018 en 11:37 - Responder

    Jajajaja es abundante lo que me río contigo!
    Claro que me ha pasado algo parecido. Escribir y escribir y trabajar y trabajar y… No grabar!! Tiempo perdido! Ahora ya grabo cada 5 minutos!
    Estoy muy contenta de que Patrick haya podido reconducir el estropicio !!
    Tanto duran los tomates??
    Bsss

    • Alicia 13 marzo, 2018 en 11:40 - Responder

      Sí!!! Eso me ha pasado a mi también! Menos mal que aprendemos 😉
      Me traigo los tomates un poco verdes, los ponemos en el garaje, que es como una inmensa nevera, y aguantan! Todavía sobreviven los que me traje en coche, hace casi 2 meses!!!

    • Alicia 21 marzo, 2018 en 12:01 - Responder

      Importante grabar y grabar y grabar!
      Tengo unos tomates maravillosos que duran infinito en la inmensa nevera que es el garaje!

  2. Ana 14 marzo, 2018 en 23:44 - Responder

    Guau, pues sí que tenéis una buena nevera ahí. Qué guay¡!
    Yo también he pasado por esa experiencia de no haber guardado cosas antes, y una vez sufrí un hackeo a mi pc que perdí trabajo de varios años 😢 en fin.. besos y abrazos

  3. Ana 26 día de abundancia 14 marzo, 2018 en 23:54 - Responder

    13/03/2018 – 26 días de abundancia

    Retomo mi trabajo, y me puse muy contenta porque tuve abundante suerte desde el principio de la mañana. Me levanté con abundante retraso, pensé que no llegaba a tiempo, mi abundante agobio ae apoderó de mi un instante aunque luego dije que me tenía que abundar la serenidad mental para que todo saliese redondo. Así fue. Nada más llegar al bus, sitios libres para ir abundantemente cómodos durante el trayecto, y al llegar al metro, una abundante marea de gente que subían y bajaban las escaleras, había huelga de metro y temía no encontrar sitio, para mi sorpresa, a pesar de que el vagón iba atestado de gente, había un sitio esperándome 😃

    Durante la jornada laboral todo transcurrió con normalidad. Recibí saludos de mis compis, muestras de interés y cariño, y me sentí abundantemente feliz de saber que dispongo de personas que me ayudan a sentirme tal como soy.

    Por la tarde al salir disfruté de mi sesión de podología, me dejaron los pies como nuevos, y tan feliz.

    Por la noche llegamos algo tarde, nos pusimos a cenar y a recoger utensilios del medio. Disfrutamos de una abundante compañía, los tres en familia.

    Un abrazo.

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies