100 días abundantes. Día 36

Ayer fue un día abundantísimo!

Perdón por las horas.

Porque me desperté con abundante tiempo, porque me desperté abrazada a la persona que amo. Porque me desperté abundantemente feliz.

Porque el dinero sigue creciendo.

Porque sigo teniendo tomates españoles, y las tostadas estuvieron deliciosas.

Porque trabajé muy contenta y Majo y yo nos lo pasamos bien.

Porque todo se va colocando sólo. Los desafíos con los que nos encontramos, acaban encontrando solución cuando soltamos la preocupación y confiamos.

Porque comimos un delicioso pollo marinado al estilo afgano woooow. No podía parar de decir “que rico”. En toda la tarde!

Porque recibimos una propuesta súper interesante y hablé con María para encontrar una forma de ofrecer unos talleres para un problema muy concreto. Es súper divertido planificar esas cosas! Porque estoy rodeada de abundante gente sobradamente talentosa 😉

Porque nos fuimos al centro por la tarde en la bici, y las tiendas estaban abiertas hasta tarde. Encontré unas gomas para el pelo que llevaba años buscando, a 1,25€ 5. Y los preciosas!

Porque disfrutamos en las tiendas y paseando por la preciosa Den Bosch.

Porque fuimos a un restaurante mexicano y, en serio, nos tomamos los mejores nachos del mundo! Patrick dijo que si tuviera que elegir una última comida en su vida, serían estos nachos. Y te aseguro que él no es tan exagerado como yo. De verdad que fue una de las cosas más ricas que he probado.

Porque se me puso la cara de la foto cuando terminé de comer.

Porque volvimos con la comodidad de nuestra bici a casa charlando y riéndonos.

Porque estoy viva y me siento libre y feliz.

Ais!

¿Y tú?

¿Cómo fue tu día abundante?

Deseando que me cuentes.

Un abrazote

Alicia

PD: Mereces disfrutar de toda la abundancia porque eres un ser abundante

PD2: Si te alegras por la abundancia de los demás, es buena señal. Y si te molesta un poco, ¡también! 😉

 

About the autor:

4 Comentarios

  1. Carolina a 24 marzo, 2018 en 11:05 - Responder

    Oh Alicia me emociono leyendo tu abundancia… Me alegro infinito… Me da igual como sea ! Feliciddades. Muackkkk

    • Alicia 31 marzo, 2018 en 11:14 - Responder

      Qué linda!!!
      Cuando te emocionas de la abundancia de alguien, te toca vibracionalmente la lotería, así que ¡prepárate!

  2. Ana 24 marzo, 2018 en 21:12 - Responder

    Ali, Qué divertida tu cara, jajajja.
    Me encanta ver como pasan tus días, haces que me transporte a tu mundo con una gran facilidad.

    Besos y abrazos

  3. Ana en su 36 días de abundancia 24 marzo, 2018 en 21:12 - Responder

    23/03/2018 – 36 días de abundancia

    Por fin viernes. Hoy he disfrutado de un rico desayuno con mollete integral, aceite y tomate. El mollete recién traído de la panadería donde compran mis padres el pan todos los días allí en Jerez. Allí se tiene la gran suerte de tener todo más a la mano, las distancias más cortas.

    Mi jornada laboral ya sabía casi a vacaciones porque me espera una semana completa por delante para hacer lo que me apetezca. En este caso estaré en compañía de mis padres en su mayor parte, y también de mi marido y la perra.

    Tuve abundante charla con una de mis compis, y la verdad que me vino bien sacar varios temas de conversación porque así pude esclarecer asuntos que vendrán bien tener atados con tiempo.

    Después de haber pensado que me iba a quedar sola para ir a comer llegó una compi a proponerme ir al restaurante italiano, me había leído la mente y disfruté con ella y otra compi de la rica comida. Mi plato fue macarrones a la boloñesa, uhmmm!! Qué predilección por la pasta tengo últimamente, y sobre todo por la pasta con tomate, jajajaj. La niña me ha hecho desear esta comida de manera abundante.

    Cuando ya pasó la tarde en el trabajo, me fui con otra compi hasta el intercambiador de metro y autobuses, y charlé muchas cositas con ella, me sentí a gusto. Tras esa escena, me vi con mi amado esposo y nos dirigiamos a ver la primera guardería para la niña. Disfrutamos viendo las instalaciones, y parecía que nos habíamos trasladado a otro mundo, un mundo que francamente cuando eramos pequeños no recuerdo bien porque en esas etapas no te acuerdas..por un momento me imaginé que yo también estuve en un sitio similar cuando era una peque.

    Al regresar a la casa, la presencia de mis padres era notoria, la casa estaba llena de vida con ellos dos incorporados a nuestros días, y también con la perra, que se lleva de maravilla con ellos. El día que llegaron había que ver a Ágora el recibimiento que les dio, bailando, gritando, y saltando como una loca.

    Por la noche cené un rico plato y abundante de carne a la jardinera, y de acompañamiento queso rico. Así que mientras hablabamos de cosas relacionadas con el bebé, me fui sumergiendo en los brazos de Morfeo por el abundante sueño que invadía mi cuerpo.

    Pero antes de eso mi marido se dispuso a preparar unas ricas torrijas, y al gusto de todos, a unos con miel, a otros con azúcar.

    Con todo esto me despido hasta mañana..

    Besos y abrazos

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies