100 días abundantes. Día 37

Día abundante… check!

Ayer fue un día abundante, porque me levanté prontito para ir a comprar unas luces de segunda mano que llevaba tiempo buscando (incluso me gasté más de 50€ en material para hacerlas yo misma con dos cubos de aluminio). Y las encontré listas, montadas y perfectas por 50€. Así que, con las mismas, devolví lo que había comprado y me fui a por mis luces perfectas. Me encanta como cuando sigo mi camino de menos resistencia, todo se coloca! Se suponía que iba a montar mis luces hace un par de días, pero como no me sentía bien, decidí no hacerlo, y gracias a ello las pude devolver!

Ayer fue un día abundante porque Patrick me acompañó a por ellas y habló con el dueño, mientras yo sólo sonreía porque no entendía ni papa.

Ayer fue un día abundante porque fuimos a hacer la compra al Lidl y había muchos productos nuevos.

Fue un día abundante porque encontré un impermeable para llevar de emergencia en la bici por si acaso algún día me llueve mientras estoy en ella.

Ayer fue un día abundante porque nos deleitamos con dos chuletas de Ávila que me había traído de España en mi equipaje de mano de Ryanair (algún día me van a preguntar si soy contrabandista o algo)

Ayer fue un día abundante porque jugamos con las luces y Patrick me hizo fotos preciosas.

Fue un día abundante porque recibí un comentario de apreciación magnífica completamente inesperado de una alumna-amiga a la que hace tiempo que no veo, pero que sigue en mi corazón. Recuerdo como tuve que hacer espacio en mi pecho para sus palabras de apreciación y de cariño, y me emocioné de tener la suerte de dedicarme a lo que me dedico y que haya gente que recibe con claridad quien realmente soy y tiene las palabras exactas para hacérmelo recordar. Mi corazón sigue burbujeando por ese mensaje de Mamá sin complejos. Por cierto, aquí tenéis su interesantísimo blog en el que cuenta su experiencia como madre y muchas cosas más.

Fue un día abundante porque Vidaes se llenó de vida con el curso de Lego Serious Play, fue todo un éxito y los alumnos quieren más. También hubo CRP, coaching grupal y Mindfulness. Me encanta cuando hay abundancia de actividades en Vidaes.

Fue un día abundante porque terminé estrenando mis luces en una videoconferencia con un grupo de líderes alrededor del mundo facilitando un Mastermind que fue maravilloso y productivo.

Y después una deliciosa cita con mi chico deleitándonos con una ensalada de naranja y salmón (os la recomiendo, por sana y deliciosa). Mojito y a la cama… ¿Te he dicho que me encanta mi vida?

¿Y tu día?

¿Cómo fue de abundante?

¿Qué te sucede cuando recibes abundancia inesperada y tienes que hacerle hueco? ¿Cómo haces para recibirla?

Cuéntanos

Un abrazo gigante

Te adoro 😉

Alicia

PD: Es maravilloso que estemos haciendo esto juntos.

PD2: Es más fácil y mucho más divertido!!!

About the autor:

Un comentario

  1. Ana 37 días de abundancia 27 marzo, 2018 en 07:55 - Responder

    24/03/2018 – 37 días de abundancia

    Hoy sábado ha sido un día abundante de planes. Por la mañana desayuné un rico pan con aceite y tomate, acompañado de un vaso de leche con miel. Luego nos fuimos a llevar a la perra a su consulta veterinaria para ponerla al día en su salud. Después nos fuimos a mi sesión terapéutica de ese día, y luego a comer. Me zampé una paella de verduras y una brocheta de pollo con pimiento. De postre un helado de yogurt con mermelada de frambuesas. ¡Qué rico! Tras haber comido y demás nos fuimos a hacer la compra de comestibles para la casa y después compramos en el Ikea un bonito mueble para el cuarto de la princesa que está por llegar.

    Por la noche nos cenamos una rica sopa con fideos que nos vino de maravilla. Luego un abundante descanso después del día abundante que tuvimos, ya que llegamos abundantemente cansados.

Deje su comentario