100 días abundantes. Día 41

Ayer fue un día abundante:

Abundante en belleza. Mira que preciosa luz de mañana. Mira que abundante sol, mar y claridad. Mmmm… me encanta la playa.

Abundante trabajo, estuvimos haciendo varias cosas, y Majo, me echó una mano en un tema en el que me atoré. Y mi hermano y mi cuñada también. Tengo abundancia de ayuda, siempre hay personas que son geniales en algo, y me maravilla verlas expresar su genialidad, sobre todo, cuando yo no soy tan genial en el tema.

Abundantes risas y juegos de mis sobrinos, estuvimos jugando a peluqueros, me peinaron y me enredaron, para así volverme a peinar. Y luego jugamos a mi juego favorito, el Spa de Mateo, con música relajante, y varios artilugios disfruté de un masaje estupendo de mi sobrino.

Abundante diversión y productividad en mi reunión semanal con el grupo con el que (voy adelantando algo) posiblemente hagamos un congreso online internacional. Ya os iré informando.

Abundante comida y… ¡torrijas! Tendrían que existir todo el año, ¿verdad? Están abundantemente deliciosas.

Y sí, también experimenté algo de contraste (nada abundante), pero no me lo creí. Logré dejarlo ir y enfocarme en otra cosa. Al final surfeé la ola y sé que saldré ilesa.

Así que un día abundante

¿Y el tuyo?

¿Y qué haces tú cuando aparece una situación no deseada?

Cuéntanos

Un abrazo

Alicia

PD: Mis sobrinos me están enseñando mucha abundancia

PD2: Tienen ideas, energía y respuestas para todo!

About the autor:

4 Comentarios

  1. Ana en su 41 día de abundancia 31 marzo, 2018 en 09:05 - Responder

    28/03/2018 – 41 días de abundancia.

    Hoy hemos empezado la mañana con un rico desayuno, de pan con aceite y tomate, y mi leche chocolateada endulzada con miel.

    Después nos dispusimos a salir a la calle y decidimos acercarnos al lugar de trabajo de mi marido (Fernando). Tuvimos la gran suerte de poder sentarnos mis padres y yo durante todo el trayecto, y nos resultó cómodo llegar hasta nuestro destino. Allí nos fuimos a saludar a los compis de Nando y luego estuvimos viendo algunas tiendas de ropa para seguir buscando ropa para mi, ya que en esta nueva etapa me debo surtir de abundante ropa apropiada para mi estado actual.

    Luego nos fuimos los cuatro a comer al Museo del Jamón, allí tenían un menú diario con una cantidad de platos a elegir, su pan, su postre y café o infusión incluidos. La verdad que tuve que dejar comida en el plato porque el plato de pollo asado constaba de medio pollo completo y me resultó complicado acabarlo todo. Aún así estaba todo rico.

    Antes de irnos a casa fuimos al Carrefour Market que había al lado, y nos sorprendió lo presentable que está puesto todo, la primera planta con productos selectos, BIO y gourmets, cada sección bien puesta con sus cajas independientes y con un abundante surtido de alimentos que daban ganas de probar muchas cosas expuestas allí.
    La planta baja tenía sus estantes bien ordenados y todo con vistas que daban ganas de comprar de todo, no había motivos para perderse. Me gustó este supermercado.

    Por la tarde hice arroz con leche en la thermomix, ya hacía tiempo que quería hacerlo para ver cómo quedaba. Me gustó porque quedaba cremoso y salió con un toque dulce nada empalagoso. ¡Qué rico!

    Me fui a la piscina y estuve yo solita, así que tuve la gran suerte de estar en la piscina pequeña, y realicé abundantes ejercicios, que se me pasó el tiempo volando.

    En casa me reuní con mis papis, Nando y Ágora. Cené y luego al cabo de unas horas me rindió el sueño.

    Buenas noches y hasta mañana.

    • Alicia 31 marzo, 2018 en 11:10 - Responder

      Que tienes una Thermomix!
      Tú tienes que ser una maestra de la cocina!!!

  2. Ana en su 41 día de abundancia 31 marzo, 2018 en 09:08 - Responder

    ¿Y qué haces tú cuando aparece una situación no deseada?

    En los casos que aparece una situación no deseada en mi vida, intento de alguna manera pararme a pensar antes de reaccionar y ver de qué manera se puede solucionar de modo más apaciguable.

    Cierto es que esto es en líneas generales, ya que se presentan ocasiones en las que los nervios se apoderan, y si es ese el caso, hay que procurar por todos los medios apaciguar la mente antes de reaccionar.

    Ali, ¿Qué es eso de los contrastes que tantas veces comentas? Gracias.

    • Alicia 31 marzo, 2018 en 11:09 - Responder

      Muy buena estrategia, Ana!
      El contraste es cuando aparece algo no deseado y sientes esa “separación” con el ser poderoso y amoroso que realmente eres.

Deje su comentario