100 días abundantes. Día 50, 51 y 52

Tres días abundantes! Tan abundantes que los escribo los 3 en 1

Día 50
Porque salió todo bien, porque siempre sale todo bien.
Porque tengo tiempo abundante para hacer lo que quiero.
Porque me río abundantemente.
Porque Majo terminó una propuesta maravillosa que ayudará a muchísima gente.
Porque nos divertimos mucho con Johana
Porque vino Vanessa Rivas a su clase de CRP, y siempre viene con su abundante sonrisa.
Porque vino muchísima gente a Vidaes.
Porque tenemos abundancia de éxitos.
Porque llegué a casa y me encontré a mis sobris, y disfrutamos mucho juntos. Jugamos a todo lo que se nos ocurrió y sentí abundante amor. Porque Martín se quedó dormido mientras le acariciaba la naricilla.
Porque mi cuenta corriente sigue creciendo.
Porque tengo muchas personas que me apoyan y acompañan, personas a las que admiro mucho y ¡me enorgullece que estén en mi vida!

Día 51
Ayer fue un día abundante porque fui a ver a mis niñas del curso de terapeuta.
Porque tuve curso de reflexología por la mañana y tuvimos abundantes alumnos, y el curso estuvo súper interesante.
Fue un día abundante porque tuve la ayuda de Johana y Majo para organizar todos los cursos, los materiales, los alumnos y los pagos.
Porque me encantó ver a los alumnos disfrutando de deliciosos masajes en los pies.
Porque me di el regalo de comer migas con pepinillos, que me encantan.
Porque, a pesar de los desafíos que encontramos, encontramos la forma de solucionarlos juntas. ¿Te había dicho ya que me encanta mi equipo?
Fue un día abundante de conocimiento, porque hablamos de temas muy interesantes y descubrimos muchos patrones en nosotras que deseamos mejorar más todavía.
Fue un día abundante porque este curso de terapeuta tenemos una gran inspiración en las alumnas (si, son todo chicas). Compartimos historias sobre nuestra vidas y aprendimos un montón.
Fue un día abundante porque hicimos una meditación maravillosa que nos llenó de amor y armonía, y acabamos bailando de alegría en el pasillo.
Fue un día abundante porque me fui con mis amigos a cenar a un japonés y nos reímos, nos inspiramos y nos contamos lo maravilloso que ha pasado en nuestras vidas. Cené un abundante katsudon.
Fue un día bastante abundante!

Día 52
Sentí la abundancia de estar con 7 mujeres inspiradoras con las que aprendo muchísimo.
Sentí la abundancia de tratar un tema importante para un terapeuta, el tema de la muerte, y me conmoví con la inmensa sabiduría de las alumnas. Cada una que compartía mostraba con serenidad su grandeza, y yo me dejaba llenar de toda esa belleza.
Vi la abundancia de gente en Vidaes, aprendiendo, disfrutando y compartiendo.
Disfruté la abundancia de estar en el flow, fuimos a comer a un restaurante concurrido y encontramos mi mesa favorita para todas.
Experimenté la abundancia inmensa de la sesión de reiki de María, que me dejó como nueva, me mimó, me llenó de fuerza y alegría.
Tenemos el mejor grupo de terapeutas, que se prepare el mundo, que en 2 meses terminan su formación!

¡Vaya tres días abundantes!

¿Y los tuyos?

Comparte!

Un abrazo

Alicia

PD: Ana, me encanta leer tus días, gracias por compartir!

PD2: He de reconocerte, que me asusté de la abundancia que estaba generando con este desafío, pero ya lo he reconducido 😉

About the autor:

Un comentario

  1. Ana en 50, 51 y 52 días de abundancia 10 abril, 2018 en 23:39 - Responder

    06/04/2018 – 50 días de abundancia. Viernes

    ¡¡Llego al ecuador de mi reto de la abundancia!! Me llena de orgullo.

    Hoy sentí abundancia de tiempo al irnos en coche al trabajo, y de autonomía propia. Previamente a irnos disfruté de mi pan con aceite y un vaso de leche con cacao natural sin azúcar.

    Durante la jornada laboral ha sido lo mismo de todos los días. Eso sí, recibí llamada de una oferta laboral para la cual postulé ayer mismo, y aún me siguen llamando. Me satisface saber que mi carrera profesional sigue llamando la atención. Por motivos personales no he aceptado finalmente la oferta, eso sí, me tendrán en cuenta si hay algo que se adecue a lo que quiero. Abundancia de poder elegir lo que me interesa y lo que no, y cuando quiero y como quiero.

    Abundancia de relacion con los compañeros del trabajo, es lo más gratificante que tiene venir a la oficina, al menos charlamos, nos reímos, y hacemos de este ambiente laboral algo más ameno.

    Hemos ido a ver a la salida del trabajo una guardería, y ahí hemos recreado una visión de cómo sería nuestra vida cuando la niña esté junto a nosotros. Hemos descubierto una cafetería-pastelería cerca del barrio donde hemos tomado una merienda rica, y nos ha gustado mucho la presencia que tiene, y la abundancia de clases de panes que disponen, ¡Me ha gustado! Pienso repetir 🙂
    Cuando hemos vuelto a casa hemos disfrutado cada uno de un rato de descanso, y luego me he puesto a preparar lomos de merluza con guarnición de calabacín. Muy rico que ha quedado, la verdad. Lo he acompañado con un poquito de pan de espelta ecológico y para rematar he comido un trocito de queso.

    He seguido con mis labores de punto y me siento enormemente orgullosa de haber aprendido a hacer bodoques 🙂

    Este día de hoy se clausura con un buen descanso y con olor a fin de semana.

    Besos y abrazos

    —————

    07/04/2018 – 51 día de abundancia. Sábado.

    Hoy ha sido un día abundante de actividades que teníamos programadas para hacer, y me ha gustado el orden en el que las hicimos porque me di cuenta que ha sido diferente a otros sábados, en los que llegábamos hiper agotados.

    Hoy llevamos a Ágora a que le dieran un buen lavado en la peluquería canina, nos alegró volver a ver a Susana, siempre profesional con su trabajo y apasionada con lo que hace. El resultado habla por sí solo, y además, Ágora siempre sale muy contenta de allí 🙂.

    Mientras que ella se arreglaba en la peluquería, nosotros aprovechamos para dar un paseo por el antiguo barrio donde durante tres años hemos vivido aquí en Madrid, fuimos a hacer la compra al Mercadona, y nos trajimos cositas para reponer y así también para que a la vuelta de Jerez la próxima semana no nos veamos escasos de otras cosas. Entramos en una cafetería y allí disfruté de la música que tenían puesta de fondo, era tan pegadiza que llevo en mi mente algunas canciones tarareando, luego laa buscaré en Spotify para escucharlas cuando me apetezca.

    Después de recoger a Ágora tocaba irme a la sesión de terapia, y me salieron abundantes cosas hacia afuera, descargué bastante y me sentí bien. Hoy ha tocado aprender la asertividad a la hora de comunicarme, me gustaría ver si hay algún manual sobre ello.

    Después nos fuimos a ver carritos de bebés, pero antes estuvimos comiendo en La Nicoletta, no pudimos entrar have unos meses por overbooking, esta vez sí se pudo. Disfruté de una pizza vegetariana que estaba muy rica de sabor, eso sí, era tan abundante que me tuve que llevar una parte a casa. Me quedé satisfecha.

    Con el tema de los carritos, me hizo gracia porque subimos a la tercera planta que es donde se encuentran, sin conocer muy bien las escaleras mecánicas del centro, cogimos justo las que nos dejaron en la parte de los carritos, Qué ilusión me hizo, jajajaja. Allí había abundancia de surtido, la verdad que todos estaban chulos, esperamos que nos atendiese un dependiente y nos asesoró muy bien, la verdad. Tanto, que por fin cerramos el trato. Así que ya tenemos carrito para nuestra niña. 😍 ¡ Qué ilusión!

    Me fui muy contenta de allí, la verdad, una cosa menos que debo quitar de la lista que habíamos elaborado, que satisfacción se siente cuando vas realizando tareas pendientes y ves que va quedando menos, aunque luego surjan cosas inesperadas, pero es como si fueras cerrando puertas para que se abran otras nuevas.

    Tras todas estas gestiones decidimos ir a una sesión de cine al centro comercial de al lado de casa, y nos fuimos a ver la nueva película de Paco León y Carmen Machí, «La Tribu», Qué divertida estuvo,me reí mucho y la verdad que se agradecen estos raritos, así la mente se distrae más, en un plis plas el sábado se va acabando. Ya en casa nos pusimos a cenar, yo terminé mi merluza con calabacín, y mientras me iba y no a dormir me senté al lado de mi amado y mi Ágora, seguí haciendo punto y avancé bastante, me voy picando, y más cuando va saliendo bien todo. Me encantaría compartir fotos de los retales que estoy aprendiendo a hacer.

    Luego ya no podía más y me invadió tal sueño que me fui a dormir.

    Besos y abrazos.

    —————-

    08/04/2018 – 52 días de abundancia. Domingo

    Hoy ha sido un día abundante de descanso. Hemos decidido quedarnos en casa y hemos aprovechado para preparar la maleta con la ropa que nos llevaremos la semana que viene a Jerez.

    Por la mañana desayuné mi mollete de pan integral con aceite y tomate a rodajas, Uhmmm qué rico me supo.

    Al mediodia habíamos decidido comer filetes de cerdo a la plancha con ajo y aceite, y de guarnición patatas picadas, Qué ricas me supieron, estaba todo de rechupete 😋

    Durante la tarde, mientras veía la película, me dediqué a terminar un cuadrado de lana con los bodoques, le cogí el truco y me entusiasmé tanto que lo acabé. Es un gran pique esto de hacer punto,y además una buena terapia.

    Por la noche cenamos sopa con estrellitas, me encanta este tipo de pasta para sopa, es como si me comiera el firmamento que luego brilla en mi interior.

    Abundancia de descanso, de superación, de orden y de pasar tranquilidad durante una jornada dominical.

    Besos y abrazos.

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies