100 días abundantes. Día 53 y 54

Dos días abundantes juntos!

Perdona, pero con tanta abundancia no me da ni para escribir. Los próximos 100 serán… “Los 100 días en una playa teniendo tiempo para escribir”. Eso sería maravilloso!

El día 53 fue un día abundante porque era un día importante. Porque me preparé mentalmente con mucho cuidado para lo que me esperaba. Tenía una reunión con el equipo de marketing de una empresa en la que vamos a hacer un evento y les hice un taller de meditación y mastermind. Salieron encantados, y yo muy contenta por lo compartido. Me echaron una mano con los contenidos, alineándolos con el público al que iban a estar dirigidos. Nos reímos abundantemente. Sentí la abundante alegría de seguir avanzando en mi propósito de llevar la felicidad a nuevos lugares. Al principio entraron diciéndome que no querían nada de felicidad y paz y amor, y salieron muy contentos y conociendo un poco más el placer productivo de la felicidad. Me gusta ser embajadora de la felicidad!

Fue un día abundante porque seguimos atendiendo nuestro abundante trabajo.

Porque disfrutamos al máximo.

Porque hicimos una dinámica con Johana de trabajo en equipo y me di cuenta de que somos un equipo sólido que trabaja con armonía y felicidad.

Porque Johana se estaba preparando para su nueva maratón de llevar la felicidad y el bienestar a 200 alumnos de un instituto de FP.

Porque vinieron dos amigas de la playa a verme a Vidaes y estuvimos charlando y riéndonos abundantemente.

Fue un día abundante que finalizó con un aterrizaje forzoso en mi cama.

El día 54 fue abundante porque tenía otro evento importante, una charla en la Escuela Madrileña de Salud, en el centro de salud de Reina Victoria. Vinieron más personas de las que se habían apuntado. Teníamos la sala a reventar. Practicamos los 7 pasos de la Escuela de Felicidad y salieron todos renovados y felices. Yo incluida!

Y me regalaron una camiseta y un imán. Y vendí todos los libros que llevé!

Me apasiona hacer ese tipo de charlas, porque veo instantáneamente el impacto que estoy creando, veo las caras de felicidad. Y eso es lo que más feliz me hace en este mundo.

Fue un día abundante porque se fueron deshaciendo “marrones” que se habían hecho los días anteriores. Y varios proyectos comenzaron a fluir más y más.

Fue un día abundante, porque Lili, nuestra profesora de yoga facial, dio un taller gratuito online sobre yoga facial y estuvo espectacular. Puedes verlo porque estará disponible durante un par de días aquí.

Fue un día abundante porque cené rico y sano con mis padres.

Y porque vi la película de Think and Grow Rich que acaban de estrenar. Está muy interesante, te la recomiendo!

Vaya par de días abundantes!

Un abrazote!

Alicia

PD: Sólo me queda hoy, y mañana me voy a la abundancia de calma y cariñito de mi hogar holandés 😉

PD: Muero de ganas por ver a mi amor!!!

 

 

About the autor:

3 Comentarios

  1. Ana 11 abril, 2018 en 11:41 - Responder

    Suena bien eso de embajadora de la felicidad 😁

  2. Ana en su 53 día de abundancia 12 abril, 2018 en 08:15 - Responder

    09/04/2018 – 53 días de abundancia. Lunes.

    Esta mañana me tocaba ir a la analítica de nuevo para el control de embarazo. Disfruté de la abundancia de libertad porque nos fuimos en coche hasta el hospital, y no depender de ningún transporte hace sentirse libre, y encima me dejó en la puerta de la oficina 🙂

    En el trabajo fue abundancia de pasar rápido el tiempo porque cuando me vine a dar cuenta ya era la hora de la comida. Surgió de manera improvisada el irme a comer con tres compis, nos fuimos al restaurante tailandés, y aprendí a comer lo justamente necesario, y no me sentó mal la comida en esta ocasión. Además disfruté de la compañía de ellas, me sentía a gusto, abundancia de ser quien soy y que me aceptan como soy.

    Por la tarde salí antes de trabajar porque me tocaba cita con la matrona. Me gustó mucho estar con ella porque me permitió explayarme, preguntarle todo lo que llevaba apuntado en mi libreta, y además derrochaba simpatía, me sentí también a gusto.

    Escuché los latidos de mi niña, y se me saltaron las lágrimas de emoción, que cosa más curiosa que esté ahí una criatura formándose y que su corazón lata con esa fuerza tan inmensa.
    No se puede describir con palabras.

    Ya después de un día tan ajetreado de citas médicas, por fin llegué a casa y seguí guardando cosas en la maleta para nuestro viaje. Disfruté de una cena deliciosa, hice empanada con puerros, jamón cocido y queso..¡Qué cosa más rica y tan sencilla! Abundancia de placer, Uhmmm!!

    Antes de irnos a dormir estuvimos viendo la tele, y yo en paralelo seguía con mis labores de punto, hasta que mis ojos se cerraron porque no podía más del sueño que tenía.

    Hasta mañana.

  3. Ana en su 54 día de abundancia 12 abril, 2018 en 10:52 - Responder

    10/04/2018. 54 días de abundancia. Martes.

    こんいちわ!!
    Hola, hoy martes ya huele a viernes porque a partir de mañana estaremos se vacaciones unos días.

    Disfrutamos de un rico desayuno con pan de centeno y aceite, y leche con cacao sin azúcar, y mi tomate cortado. ¡Qué rico!

    Hoy modificamos nuestra ruta. Nos fuimos juntos en metro, Nando se bajó en otra parada, la que le llevaba destino a la guardería donde vamos a inscribir a nuestra niña para el próximo curso. ¡Íbamos ya pensando cosas bonitas e imaginandonos como serían nuestras vidas una vez que empiece a estar en el mundo nuestra pequeña Laura.

    Yo llegué a mi trabajo con tiempo abundante para preparar mis cosas en el puesto, y me dispuse a preparar todos los enseres para empezar la jornada laboral. Discurrió con normalidad,como siempre abundancia de trabajo, de atender llamadas de lo mismo, espero algún día poder cambiar mi rutina de trabajo por otra que me llene mucho más que está y pueda sentir plena satisfacción.

    En la comida arreglé algunos asuntos de los médicos, modificando mis citas, sentí abundancia de organización personal y de resolución, supe administrar mi tiempo para hacer todo lo que necesitaba. Luego disfruté de mi trozo de empanada de puerros de la noche anterior, ¡Estaba más rica aún! Durante la tarde ya me lo tomé con más tranquilidad, y deseando estaba de que llegaran las seis de la tarde para irme a casa. Bueno, no me fui a casa, estuve en la revisión del dentista, y salir orgullosa de saber que mi estado dental está bien y que las dos o tres cosas que hay que arreglar pueden esperar después del día del parto 🙂, ya le voy poniendo más color a todo esto del embarazo, a medida que van pasando los días, las semanas y los meses, voy asimilando más y más mi estado actual, y deseando que llegue el gran día para verle la carita. ¡Abundancia de ilusión!

    Al volver a casa, antes, estuvimos en el intercambiador mirando zapatos,y con gran alegría me compré un par de zapatos de repuesto para verme diferente de vez en cuando, y me fui como un niño chico disfrutando de su juguete.

    Durante el camino de vuelta a casa caía una abundante lluvia, tan buena y beneficiosa para la atmósfera y la madre naturaleza en general, y en parte algo engorrosa porque aún usando el paraguas nos pusimos chorreando… cuando llegué a casa me quité los zapatos y calcetines, y nos pusimos a preparar la cena, aunque antes disfruté de mi serie favorita y una rica ducha enjabonandome con Moussel 🚿 ¡Qué a gusto se siente una después de todo el día sin parar, porque aunque no tenga un trabajo de esfuerzo físico, el trabajo mental también requiere su esfuerzo!

    Llega el final del día, terminamos de preparar la maleta para irnos de viaje. ¡Bieeen!

    Felices sueños y hasta mañana.i

Deje su comentario