100 días abundantes. Día 60 y 61

Dos días abundantes!!!

A ver si me acuerdo de todo 😉

El día 60 fue un día abundante porque estuve solita en casa, con toda la casa y jardín para mi (y para los mininos). Hacía un día estupendo, y estuve trabajando en el jardín. Fue delicioso, productivo y divertido.

Disfruté el lujo de comer sin cocinar, porque tenía comida del día anterior: tajine de kefta con una ensalada de espinacas y pan turco mmmm…

Por la tarde, como veía que estaba muy cansada, seguí trabajando en el chill out (si todavía no te lo he contado, es un colchón que hemos tirado en el suelo del salón con muchos cojines y mantitas). Estuve muy a gustito, la verdad. Majo, ¿qué te parece poner un chill out de trabajo en Vidaes? 😉

Y cuando terminé me fui con mi bici al centro, que había quedado con un grupo de españoles, nos tomamos algo y nos reímos infinito de nuestras aventuras en Holanda. Y por supuesto, hablamos de comida! Uno de ellos nos contó que había pagado la fianza de su casa en embutidos que había traído de su pueblo. Todo esto en una terraza soleada donde tienen los mejores nachos del mundo. Cuatro horas charlando con desconocidos, ¡que parecían amigos de toda la vida!

Y el delicioso día 61…

Abundante madrugón (las 6:30 creo que eran) para llevar a Patrick en coche a Rotterdam porque tenía un curso sobre inteligencia artificial y cómo va a afectar a nuestra vida y economía en el futuro. Después me lo contó todo y te aseguro que es tremendamente interesante.

Aprovechando el viaje, ¡me fui a la playa! Hacía un día espectacular, y estuve trabajando en una terraza bajo el sol viendo el mar. Delicioso. Esto de ser una nómada digital tiene su punto… ¡un puntazo!

Después llegaron mis amigas e hicimos un picnic en la playa. Una de ellas hizo un arroz delicioso con salsa de coco y cilantro. Riquísimo! Y miles de risas, conversaciones interesantes, mastermind… ¡Me sentí mejor que nunca!

Luego llegó Patrick y disfrutamos de una deliciosa cena.

Un contraste en Vidaes me sacó de ese estado de dicha que había disfrutado durante el día. Pero, con ayuda de Majo y mis amigos lo acepté… y estoy lista para la expansión. Creo que el próximo desafío va a ser 100 días de flow o algo así 😉

Me siento súper afortunada, y a la vez responsable de todas las maravillas que están sucediendo en mi vida.

Si todavía no te has unido a estos 100 días, hazlo, los resultados se ven muy rápido y de forma palpable.

¿Cómo vas con estos 100 días?

Cuéntanos

Un abrazo

Alicia

PD: Y si necesitas un empujón extra, te invito al curso Activa tu abundancia

PD2: Te va a ayudar a despertar tu mentalidad de abundancia, ¡ya verás!

 

About the autor:

5 Comentarios

  1. Ana en su 60 día de abundancia 18 abril, 2018 en 22:10 - Responder

    16/04/2018 – 60 día de abundancia. Lunes.

    Celebro que hoy justo hacen dos meses que empecé este reto, y lo he incorporado de tal manera a mi día a día, que no puedo dejar pasar ni un día sin escribir. Aparte, me hace darme cuenta que el tiempo pasa abundantemente rápido. Dentro de 40 días me quedarán 60 días para el gran día.

    Hoy nos hemos levantado como todos los días de trabajo. He disfrutado de mi desayuno con mollete integral y aceite de oliva virgen extra, abundancia de sabor intenso, y acompañado de un tomate en rodajas.

    Acto seguido nos preparamos y aseamos para luego salir rumbo a la parada del transporte, yo iba a mi sesión de terapia y luego al trabajo directamente, y Nando iba a entregar un documento a la guardería para completar la suscripción de nuestra nena, ¡Deseamos que pasen los días volando para verle la carita y que esté con nosotros!

    Durante mi sesión tuve la oportunidad de explayarme de manera abundante y saque jugo a ese rato que pasé sacando de la mochila palabras y frases que hacían falta expulsar. Me llené de satisfacción cuando me dijo que lo estoy haciendo bien y que siga así, veo que tiene su resultado todo esto. Una que está ahí a diario haciendo esfuerzos por tener una vida mejor en todos los aspectos.

    Luego estuve en el trabajo, y se me hizo la mañana corta porque estuve menos horas que una mañana habitual. En la comida disfruté de la abundante calidez de mis compis, y las risas que nos hemos pegado juntas, charlando de anécdotas graciosas. Luego disfruté también de mi compi Joana, de Polonia, aunque es más de aquí que de allí, jejeje. Me hace partícipe de una noticia que me da un poco de tristeza, pero si es para su bien, pues adelante.

    También sentí mucha alegría y orgullo que otra compi haya compartido conmigo una noticia bonita, similar a la mía, ella se casa y yo tendré a la niña, en las mismas fechas (julio). Esto me llena de abundancia plena, abundante confianza y amistad. Me siento feliz 🙂

    Al volver a casa he recogido otro par de zapatos nuevos, y venía yo tan ilusionada, claro que sí. Una vez llegada a casa, aquí me he quedado, nos han arreglado el Internet y el teléfono fijo, han sido muy rápidos en el servicio.

    Cuando Nando regresó a casa nos hemos dispuesto a cenar, y me he preparado un huevo revuelto con espinacas, he picado un poco de jamón cocido y queso. Me supo todo delicioso. Antes de irme a dormir estuvimos viendo la tele, hasta que mi cuerpo ya no pudo más.

    Hasta mañana.

  2. Ana en su 61 día de abundancia 18 abril, 2018 en 22:11 - Responder

    17/04/2018 – 61 días de abundancia. Martes.

    Hoy he sentido abundancia de tiempo porque cogimos el autobús y llegamos con tiempo de sobra al trabajo. También abundante espacio en el autobús con los asientos y en el metro, pude ir tranquilamente sentada.

    Durante el trabajo he sentido abundante sueño, provocado por mi estado actual, y del abundante cansancio que siento en estas últimas semanas. Como siempre, abundante trabajo, como siempre, aunque espero que falte poco tiempo para irme y hacer otras cosas que me llenen más que el hecho de estar en una oficina haciendo algo tan monótono.

    Eso sí, el momento de la comida es el que más disfruto porque me junto con las compis y charlamos de cositas curiosas, y al menos desconectamos de todo un poco. Me gustan esos ratitos.

    Por la tarde regresé a casa y decidí ponerme el chándal y salir a pasear por el parque que tenemos al lado, así me pude mover un poco más y disfrutar de la maravillosa tarde que nos ha dado el día.

    Por la noche disfruté de mi sándwich mixto y antes de ir a dormir seguí trabajando en mi nuevo cuadrado de lana.

    Hasta mañana.

  3. Ana en su 62 día de abundancia 26 abril, 2018 en 07:43 - Responder

    18/04/2018 – 62 días de abundancia. Miércoles.

    Hoy ha sido un día de abundante sueño en el trabajo. Mis hormonas me dejan caos. A veces hasta casi empiezo a soñar. Y en estos días estoy teniendo muchos sueños relacionados con la niña que llevo dentro de mí. Siento ya abundancia de movimiento en mi vientre, Qué sensación más bonita, me siento como si estuviera todo el día acompañada, y es que es así, realmente.

    En el día de hoy me comí el pavo con salsa de almendras que nos hizo mi madre, lo acompañé con arroz integral, Qué rico me supo la comida de mamá. Jejejeje.

    Siento abundancia de acompañamiento cuando estoy en mis pausas de comida y hablo con mis compañeras de cositas, al menos es un rato de desconexión laboral.

    Por la tarde tenía abundancia de cansancio y decidí finalmente quedarme en casa para descansar después del día.

    A la noche me hice verdura rehogada con un poco de sopa de estrellitas, Qué rico, hacía tiempo que no comía mis estrellitas.

    Este ha sido el día de hoy.

    Hasta mañana.

  4. Ana en su 63 día de abundancia 26 abril, 2018 en 07:44 - Responder

    19/04/2018 – 63 días de abundancia. Jueves.

    En esta semana es la entrada a la semana 26 de embarazo. He empezado mi día con abundancia de tranquilidad porque me han llevado en coche al hospital, hoy me hacían la analítica de la curva larga de la glucosa y allí estuve tres horas aguantando como una campeona. En la primera hora que estuve sentada en el sillón había abundancia de gente para hacerse analíticas, y cuando se quedó más tranquilo el lugar dejaron entrar a Fernando, y cuando lo vi aparecer allí me entró una emoción que se me saltaron las lágrimas a borbotones 😭 🙂

    Estuvimos el resto de horas allí charlando hasta que pudimos salir a las 12 de allí y nos fuimos a desayunar algo, me tomé un rico pan de cereales con aceite de oliva virgen extra y un vaso de leche desnatada.

    Luego me llevó al trabajo en coche y allí nos quedamos a comer en el restaurante chino, yo me pedí mi arroz tres delicias, eso sí, era un plato tan abundante que me comí la mitad. Por la tarde estaba deseando que pasasen las horas para ir a hacerme la eco que tenía en la clínica privada.

    Antes de ese momento, se presentó la noticia del nacimiento de Julia, la hija de la prima de mi prima 🙂 cuando vi la foto que nos mandó me inundó una emoción tan enorme que cada vez que veía la imagen de la recién estrenada mamá con su niña me saltaban las lágrimas, y es que la noche anterior había soñado que yo tenía en mis brazos a mi niña y que me tocaba con sus manitas de muñeca, y yo me la comía a besos. ¡Qué emoción! Ya van quedando tres meses y varios días para nuestro gran momento, ese ansiado momento que deseamos llegue bien.

    Por la tarde, retomando la eco que me iban a hacer por lo privado, nos atendieron algo tarde de lo previsto y al fin vimos de nuevo en la pantalla a nuestra nena ahí con su corazón latiendo a galope, y sus movimientos incesantes. ¡Más emoción en mi corazón!

    Así que hoy ha sido un día abundante de emoción, de ternura, y de satisfacción por aguantar momentos que luego se que me alegraré de ellos.

    Hasta mañana. Nos merecemos descansar después del día tan intenso.

    • Alicia 2 mayo, 2018 en 17:06 - Responder

      Por supuesto que os merecéis un descanso!

Deje su comentario