100 días abundantes. Día 97

Ayer fue un día abundante

Porque hizo un día estupendo aunque hizo fresquete.

Porque terminé muchas cosas que tenía que hacer.

Porque trabajé con buenas vistas: mi amor delante de mi haciendo chistes .

Porque recibí 2 reseñas de 5 estrellas en Amazon y sé que hay más en camino!

Porque mi precioso gatito me enseñó lo que es abundancia de relax y gustito. Es el mejor en eso.

Porque compré un billete de avión para ir a Helsinki en el solsticio de verano. Patrick tiene que trabajar allí esa semana, y yo no quiero perderme el día en el que el sol no se pone. Me quedaré en el hotelazo con Patrick entre semana y para el fin de semana nos hemos reservado un Airbnb muy acogedor.

Porque después de trabajar arreglamos el jardín y lo dejamos precioso. Listo para seguir trabajando en él. Es muy divertido trabajar con él porque siempre me hace reír ¡Estoy abundantemente enamorada!

Porque cenamos sobras deliciosísimas, lo que quiere decir que había abundante variedad y 0% de trabajo.

¡Fue un día abundante!

¿Y el tuyo?

Cuéntame

Un abrazo

Alicia

PD: Acabo de recibir un mail que me hace mucha ilusión y estoy disfrutando de la ilusión sin abrirlo.

PD2: Y aquí sigo contigo… ¡Me encanta la abundante ilusión de lo que está por llegar!

 

About the autor:

Un comentario

  1. Ana en su 97 día de abundancia 28 mayo, 2018 en 15:15 - Responder

    23/05/2018 – 97 días de abundancia. Miércoles.

    Este día he pasado un día en abundante compañía de mi marido, he estado a su lado por una prueba médica rutinaria que tenía que pasar en este día. De vuelta a casa nos fuimos a tomar algo por el barrio, y nos fuimos a casa a comer, rica pasta a la napolitana con queso fundido por encima, ¡Qué rico!

    Por la tarde también aprovechemos para dar un paseo y luego tuvimos el broche de oro final por la noche. Nos fuimos de cena con mi prima y su reciente marido, los recién casados, aparte estuvieron tres personas más maravillosas e interesantes. Estuvimos cenando como en familia, nos sentimos muy a gusto, y la cena fue espectacular. Lo que todos ellos cenaron tenía una pinta exquisita, cogollos con salmón ahumado, brandada de bacalao, huevos estrellados con jamón, y no sé si había algo más de entrante, desde luego fueron abundantes los platos, y luego cada uno eligió entre carne o pescado, ambas opciones eran también platos abundantes, y de postre también muy generosos. Yo, por mi parte, tuve una abundante parrillada de verduras de primero y luego un buen entrecot de ternera que ya no podía más y de postre dos kiwis abundantes de sabor.

    Disfruté de la cena, de la compañía de los integrantes, y nos sentimos muy a gusto en todos los sentidos.

    Cuando llegamos a casa nos merecemos un abundante descanso. Me voy a dormir muy contenta.

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies