Hoy es mi día 100 y estoy recapitulando mis días felices en el aeropuerto, camino a mi otro hogar.

Hoy ha sido un día feliz porque me he levantado prontito para preparar una propuesta de bienestar para un Ministerio. Y también he tenido tiempo de meditar y remolonear un poco en la cama.

He disfrutado de mi último desayuno español y he preparado mi maleta con todo tipo de comida. La ropa ya no es tan importante!

Mi padre me ha llevado al ministerio y he tenido una reunión con 3 funcionarias maravillosas que ya conozco de otros años.
Me ha hecho feliz pasar ese ratito con mi padre .
Me ha encantado llegar a Vidaes y poder trabajar con tranquilidad, sabiendo que lo que no haga hoy, lo podré hacer mañana.

He disfrutado mucho del trabajo y de mis compañeros.

He disfrutado hablando con la hermana y el cuñado de Majo. Ellos se atrevieron a comenzar su aventura mudándose a Mexico y les va bien. Me encanta cuando la gente consigue lo que quiere, porque me recuerda que yo también puedo.

Me ha hecho feliz ir en metro al aeropuerto y tardar menos de lo que google creía. Y he disfrutado de una exposición de pintura en el aeropuerto, y he pensado:esto es abundancia! Ya me estoy preparando para el siguiente reto…

Me ha hecho feliz que me hayan dejado pasar el control con el cargamento de comida de mis padres.
Me ha encantado terminarme el libro y poder comenzar el siguiente que me ha regalado Anita.
Y también seguir escribiendo el mío, mostrando la expansión que he experimentado desde el anterior.

He disfrutado mucho en el avión súper nuevo en el que me he montado. Y he alucinado recordando que el billete me costó menos de 20 €!

Me ha hecho muy feliz ver Holanda desde el aire, me sentía como si estuviera de vacaciones, plenamente conectada con el presente.
Y el momento más feliz ha sido cuando he visto a mi amor que ha venido a recogerme al aeropuerto. He visto a mis gatitos y he disfrutado de mi inmensa y cómoda cama.

Qué día tan feliz…

Qué agradecida me siento por lo que he logrado, por cómo me han acompañado estos días felices en este momento tan importante de mi vida, porque me has acompañado, porque con estos 100 días he demostrado que la felicidad es el mejor camino al éxito. Y si me apuras… la felicidad es el verdadero éxito.

Un agradecimiento especial a mis valientes, Carolina, Esther y Ana, que se han atrevido a compartir públicamente su felicidad y me han hecho este desafío más fácil. Os adoro, chicas!

Puedo prometer y prometo que soy inmensamente feliz.

Espero que tú también lo seas.

¿Me lo cuentas?

Un abrazo

Alicia

PD: Volveré!