¡¡¡Feliz día, feliz día, feliz día!!!

¿Creías que se habían acabado las sorpresas? ¡Pues no!

Ayer fue un día feliz porque pude levantarme un poco más tarde y porque disfruté mucho de mis rutinas de alineamiento. Escribir estos 100 días felices ya son parte de mi rutina, ¡y me encanta!

Luego fui al médico esperando que iba a tener que esperar mucho rato porque llegué un poco tarde, y me atendieron nada más llegar. La doctora fue súper agradable y me dijo que estaba perfecta.

Fui a casa de mis padres y estuve trabajando desde allí, es una casa súper luminosa y estuve trabajando en la terraza porque hacía un tiempo estupendo. Me encanta sentir la luz del sol en mi piel.

Subí mi libro a la plataforma Kindle, y disfruté muchísimo viendo como aumentaban las descargas. ¡Hasta aparecieron las primeras reseñas y mensajes de agradecimiento!

Sobra decir que la comida estaba deliciosa, mi madre hizo su primer tapenade de champiñones y estaba riquísimo.

Luego en Vidaes tuve dos sesiones magníficas que disfruté muchísimo y las clientes también, una se quedó tan encantada que se llevó un CD de meditación porque quería más.

El momento más emocionante y divertido fue cuando nos dimos cuenta de que el libro había llegado a ser bestseller número 1 en Amazon ya en su primer día con casi 100 descargas. ¿Qué? No me lo podía creer ¡La mayor librería del mundo! ¡Síiiiiii!

¡Guau!

Estos 100 días felices si que están funcionando!

¿Y a ti? ¿Cómo te fue?

Estoy deseando leerte!

Un abrazo

Alicia

PD: He sido número 1 en Aaaaaamazon (con el tono de los niños de San Ildefonso cantando la lotería)

PD2: Si lo quieres comprar tú también aquí puedes, son sólo 2.99 €

PD3: ¡Qué me los quitan de las manos!