Después de la tormenta siempre llega la calma (y ahora estás cantando Alejandro Sanz, que te veo 😉 )

Y el día 25 fue un día feliz.

Porque me puse como prioridad, y eso hace que mi vida haga lo mismo.

Fue un día feliz porque tuve el tiempo que necesité para equilibrarme, escucharme y reiniciarme.

Porque leí vuestros comentarios y me llenaron de alegría y compañerismo.

Porque hablé con mi primi y nos contamos nuestras cositas. Tuvimos una charla divertidísima (como siempre)

Porque encontré la mejor candidata del mundo para mi próxima cocreación, me encantaron ella y su madre, nos reímos y sé que haremos grandes cosas juntas.

Porque comí una comida deliciosa (todavía me quedaba pasta de trufa del Mercadona!)

Porque Majito me regaló la rosa más preciosa del mundo mundial!

Porque en Vidaes todo fluyó a la perfección, y logré escribir una nota de prensa para la presentación de mi libro.

Porque sigo vendiendo libros!!!!

Porque la clase de yoga fue maravillosa y divertida, me encantan mis alumnas!

Porque llegué a casa feliz y he dormido como un angelito!

Fue un día feliz 🙂

¿Y el tuyo?

Cuéntanos y comparte tu alegría

Un abrazo

Alicia

PD: Algo bueno está de camino… ¡lo siento!

PD: Para ti y para mi 😉