Fue un día feliz, a pesar de que me levante súper pronto y no me gusta madrugar. Hubo jaleo en Vidaes, pero me quedé con el orgullo del trabajo bien hecho. Y lo mejor vino cuando fui a recoger a mi chico al aeropuerto, hacía mucho que no nos veíamos y el reencuentro fue precioso. Luego me hizo muy feliz llevármelo al trabajo y verle pretender que habla castellano, con su perfecto hola y hastaluego.
Nos fuimos prontito a casa como excepción y estuvimos descansando y charlando mucho.
Y mientras en vidaes, majo les puso unas pegatinas a los bolis que hemos comprado para el libro y quedaron así de preciosos! ¿Quieres el tuyo? Pues tendrás que venir a la presentación 😉

Y el tuyo?
Fue un día feliz?
Seguro que si
Un abrazo!
Alicia
Pd: ya casi no cabe ni un alfiler para la presentación, pero si te apetece venir, avísanos a ver si podemos hacerte un hueco.
Pd2: hoy como con mi chico!!!