Ayer fue un día feliz, porque detuve con mi amor, me encanta esta sensación de cotidianidad que me genera estar con él, como si fuera lo normal.

Me hizo muy feliz saber que mi sobrinito está sano como una manzana (llevábamos un tiempo algo preocupados).

Me hizo feliz ver lo lejos que está llegando este desafío de los 100 días. Vi en Facebook a una chica que contaba como le hacía feliz pasear por las playas de Cancún, ver el amanecer en el mar desde su habitación de hotel con el suelo lleno de pétalos de rosa. Guau! Digo… guau! Me apasiona ver cómo la gente crea vidas maravillosas, porque eso me recuerda que yo también puedo. Otra cosa que decía que me hizo mucha gracia fue: “Ser feliz no es un desafío, el verdadero desafío es ser infeliz!” Me encantó leerlo!

Me hizo feliz que Majo me acompañó en el trabajo (que bonito pareado) e hicimos muchas cosas juntas.

Y al llegar a casa, mi chico me había hecho una cena deliciosa con salmón, calabaza y patatas al horno. Riquísimo. Y también había tomado unas preciosas fotos del atardecer desde mi terraza <3

¡Y hasta aquí puedo leer!

¿Y el tuyo?

Cuéntanos tu día feliz 🙂

Un abrazo

Alicia

PD: Hoy es la presentación, hoy es el día! Va a ser espectacular!!!

PD2: Te veo allí, en cuerpo y/o alma 😉