Ayer fue un día feliz, porque me tomé la mañana con tranquilidad y trabajé un poquito, pero cómodamente en mi sillón.

Porque fui a llevar a Majo al aeropuerto y estaba muy ilusionada de ver a su familia en Playa del Carmen. Me recordó a cuando iba a pasar las navidades a Puerto Rico, como me gustaba ir hacia el calorcito y ver a mi familia. Lo bueno es que toda mi familia está ahora aquí!

Porque comí uno de mis platos favoritos, que no te voy a decir cual es porque seguro que te parece raro, te quedarás con la cuiriosidad 😉

Porque mi chico me envió esta foto maravillosa del día de la presentación jugando con mi sobrino. Me hizo recordar su risa contagiosa!

¡Porque vendí 3 libros más!

Porque en el trabajo todo fluyó muy bien, disfruté muchísimo mi clase de yoga, y mis chicos de escuela de felicidad me dieron el día libre (cosa que agradecí un montón, porque sigo necesitando recuperarme)

Fue un día feliz porque al llegar a casa había recibido un regalo de mi tía, ¡un ramo de flores de caramelos!

En definitiva: fue un día feliz!

¿Y el tuyo?

Comparte tu alegría

Un abrazo

Alicia

PD: Me encanta que sigas conmigo en el día 44

PD2: Se me están pasando volando estos días!