¡Estoy disfrutando mucho este desafío!

Y mi compromiso contigo me ayuda a mantener el compromiso conmigo.

Ayer fue un día feliz, porque fue fiesta, porque avancé en mi proceso de redecorar mi vida, tirando cosas que no me sirven en casa. Porque fui a comer con mis padres y mis sobrinos y con ellos me siento en casa. Porque mis padres me adoran y me cuidan. Porque mis sobrinos son maravillosos y nos encanta jugar juntos. Les divierten las locuras que se me ocurren y a mi se me cae la baba con ellos. Porque jugamos al despistao y gané (una vez, la otra perdí) 😉

Porque después terminé de grabar el audiolibro, ya sólo me queda editarlo. Y porque me fui a la cama con una sonrisa 🙂

Fue un día feliz, y cada vez lo están siendo más.

Y ahora puedo confesarte que comencé este desafío porque llevaba unos días que no me estaba sintiendo muy feliz, ¡y está funcionando! Mi nivel de felicidad está llegando al estado normal de dicha contínua al que estoy acostumbrada. No me puedo ni imaginar cómo me sentiré el día 100!

Espero que funcione también para ti, ¡y que lo cuentes en los comentarios!

Y es viernesss!!!

Un abrazo

Alcia

PD: Sí, mereces ser feliz y mucho más

PD2: Me encanta que lo celebremos juntos!