Ayer fue un día de feliz Navidad. Seguí disfrutando de no trabajar, me encanta esa sensación de confianza de que las cosas están en orden, y yo puedo relajarme.
Me hizo feliz preparar canapés para la comida de Navidad, y también me hizo feliz comérmelos (me debí comer como 20)
Me hizo súper feliz colocarme la cola de una cigala en la boca y moverlo como si se movieran mis dientes. Mi familia me miraba raro, pero yo no podía parar de hacerlo! Y no puedo parar de compartirlo 😊
Me hizo feliz que estuve viendo una serie con mi hermano, jugando con mis sobrinos y sus juguetes de papa Noel, enseñando a mi cuñada a hacerse un masaje con dos peloteas de tenis, cocinar con mi madre y ver a mi padre disfrutando de sus nietos.
Y me hizo tremendamente feliz que mis dos primas me enviaran un mensaje precioso agradeciéndome por el libro: una ya se lo había terminado y la otra me envió una foto de su compromiso de felicidad firmado, reconociéndolo como algo importante en su vida.
Si, fue un día de Navidad feliz, y lo mejor de todo es que el impulso de felicidad sigue creciendo y creciendo!
Y tu?
Que te hizo feliz?
Deseando que me cuentes
Un abrazo
Alicia
PD: ¿a que no te imaginabas que una cigala me podía dar tanta felicidad?
PD2: ¡así soy yo!