¡Feliz día!

Ayer fue un día feliz porque fue un día libre, en el que disfruté de levantarme tarde, y descansar de todo el ajetreo de los días anteriores.

Fue un día feliz porque fue muy fácil, estuve con mis padres y compré regalitos. Todo esto desde la comodidad de mi hogar, ¡qué te parece!

El momento más feliz fue cuando comenzaron a mandarme mensajes de agradecimiento por el libro. Uno detrás de otro ¡Fue impresionante! Fueron como 5 mensajes profundos de agradecimiento y apreciación en una hora. ¡Qué subidón!

Con que mi libro hubiera tocado a una sola persona sería suficiente, habría merecido la pena. Pero es que, no es sólo una, estoy dándome cuenta de que son muchas las personas las que están celebrando la felicidad con mi libro. Y lo están regalando. Y ese regalo para el mundo que es para mi este libro, está expandiéndose, y otras personas también lo quieren regalar. Otras personas también quieren regalar felicidad al mundo, ¡con mi libro! Fue tanta la intensidad, que tuve que hacerle espacio y se me escaparon unas lagrimitas de felicidad 😉

Así que, fue un día feliz, y el comienzo de algo grande

Bienvenidos a la revolución de la felicidad <3

Y tú, ¿cómo has regalado felicidad hoy?

¡Cuéntanos!

Un abrazo

Alicia

PD: Deseo que tengas una feliz noche de fin de año

PD2: He leído un truco de Feng Shui para atraer un próspero año nuevo, meterte un billete en el zapato para esta noche. ¡Yo lo pienso hacer!