Día 66. 100 días felices

Ayer fue un día feliz, ¡claro que sí!

Porque fui a recoger a Majito al aeropuerto después de su aventura en Playa del Carmen. Porque estaba muy contenta y relajada y nos contamos muchas cositas.

Porque descubrí un nuevo súper poder, la devoción a uno mismo. Es un concepto que me ha sorprendido e impresionado muchísimo. Sé que se va a convertir en la base de mi trabajo próximamente, así que lo seguiré desarrollando y luego te lo contaré todo.

Porque disfruté mucho en Vidaes, organizando cositas y contestando mails.

Porque comí delicioso, una caldereta de cordero con una ensaladita de tomate. Me supo a gloria!

Porque recibí muchos mensajes de agradecimiento por la clase del lunes de Escuela de Felicidad.

Porque recogí los cajones e hice cositas creativas para dejar precioso Vidaes

Porque vinieron Félix, Lauri, Concha, y Vidaes se llenó de vida.

Porque todo el mundo venía congelado y se sentían muy a gusto al entrar al calorcito de Vidaes.

Porque hice una entrevista en Facebook con Vanessa Rivas sobre CRP y disfruté mucho viéndola brillar mientras hablaba de lo que más le apasiona. Porque he soñado que daba una conferencia con miles de personas en Vidaes (en mi sueño cabían) y era un completo exitazo.

Porque estuve hablando con Carolina y me encantó verla en directo 😉

Porque durante todo el día de ayer, me fui acordando de más cosas felices del día anterior que se me olvidó poner en el blog. Soy abundante en momentos felices!

Por todo esto, y por mucho más… ¡Yo soy feliz ya!

Un abrazo

Alicia

PD: Me encanta este ritual de felicidad

PD2: ¿Cómo te suena 1000 días felices? 😉

 

About the autor:

3 Comentarios

  1. Carolina a 10 enero, 2018 en 13:02 - Responder

    Vaya día de felicidad completo tuviste ayer!
    Estoy contigo, podría poner mas y mas cosas cada día que me hacen feliz! Y eso no significa q no haya contraste ..
    Yo tb disfrute de nuestro directo ?
    Bssss

  2. Carolina a 31 enero, 2018 en 23:12 - Responder

    Día 66
    Hoy Alberto se ha ido a Australia a estudiar.
    Hoy he sido muy feliz.
    Hoy nos hemos despertado muy temprano, tenía el vuelo pronto.
    He sido feliz de ver como su sueño se está cumpliendo.
    He sido feliz de verle feliz. De acompañarle en el trayecto hasta la puerta de salida y besarle y abrazarle y sentir un amor incondicional. De ser feliz por el.
    De sentirme orgullosa de el, de mi, de nosotros. De saber que estaremos unidos siempre. De desear que ocurra lo que el quiera para el. No lo que a mí me gustaría…
    Bueno. Le echo de menos ya pero soy muy feliz por el.
    Estoy repleta de amor y de ilusión.
    A partir de ahí solo me han pasado cosas felices porque así lo he decidido. Y lo que no… Pues lo he acomodado a la zona de felicidad !
    Deseo que estés muy feliz Alicia ! Buenas noches !

    • Alicia 1 febrero, 2018 en 12:01 - Responder

      Pedazo de ejemplo de amor incondicional, Carolina! Me quito el sombrero. Me alegra mucho la preciosa felicidad estable que has conseguido.

Deje su comentario