Perdón, que con este ajetreo que me traigo, tengo que escribir los días de dos en dos!

El día 85 fue el día que llegamos a Holanda.

Nos tomamos un desayuno delicioso en el hotel, los gatos estuvieron súper felices, ¡y nosotros también!

Fue un día maravilloso disfrutando del paisaje francés, belga y holandés. Vimos la Torre Eiffel de lejos y disfrutamos de la belleza cambiante del camino (y no pude evitar comerme un crepe por el camino)

Y, lo que no me esperaba! Cuando llegamos a casa, finalmente. Nos esperaba una fiesta sorpresa que nos había organizado la familia de Patrick. Con guirnaldas de colores, banderolas y todo tipo de aperitivos deliciosos. Hasta poffertjes, que son como unos crepes pequeñitos que hacen los holandeses y que están deliciosos.

Así que nos fuimos a la cama cansadísimos pero contentos 🙂

Y el día 86 fue el día de la decoración. Fue maravilloso despertarme con mi amor en mi nuevo hogar. Me preparó el desayuno y me lo llevó a la cama (estoy muy mimada, sí). Fuimos al Ikea y estuvimos como locos comprando cosas para la casita. Y por la tarde, ¡a montar todo lo que habíamos comprado! Quedó todo súper bien. Hasta hemos hecho un rinconcito chill out en el salón. Rinconcito en el que me quedé frita de agotamiento, estábamos tan cansados que ni cenamos. Pero fue un día feliz!

¿Y el tuyo?

Cuéntanos

Un abrazote!

Alicia

PD: La verdad es que he logrado vivir en libertad, ole por mi!

PD2: Y estaré en Madrid el domingo 11 de febrero para contarte cómo lo he logrado. Inscríbete a mi taller “Vive en libertad con Ley de Atracción”