¡Día 90!

No me lo puedo creer, ya he llegado al 90, y han pasado tantas cosas en estos 90 días felices…

Ayer fue un día feliz porque mis gatitos y su dueña estuvieron más adaptados a su nuevo hogar.

Fue un día feliz porque recibí muchísimos mails deseándome suerte en mi nueva aventura, varios clientes me contaban cómo había impactado su vida y cuánto se alegraban de que siguiera mi camino. Fue tan bonito, que me puse a llorar como un bebé.

Fue un día feliz porque Patrick tuvo que trabajar menos y pudimos disfrutar un poco más.

Fue un día feliz porque adoro mi rincón chillout para trabajar, la casa está calentita y súper agradable.

Fue un día feliz porque vinieron los niños de Patrick y nos lo pasamos muy bien.

Me encantó llevar a Caylee a una fiesta con una amiga y que estuviera tan ilusionada.

Fue genial ir a un local holandés donde había una fiesta con varios DJs. Era un lugar muy relajado y agradable en una antigua fábrica.

Y como siempre, fue maravilloso dormir al lado de Patrick, me gusta que, tras 3 años de relación a distancia, disfruto cada minuto con él.

Fue un día sencillo y feliz 🙂 Y la semana que viene vuelvo a Madrid, puedo disfrutar lo mejor de los dos mundos!

Sí!

¿Y tú?

¿Qué te hizo feliz?

Comparte!

Un abrazo gigante

PD: Estoy pensando qué hacer cuando termine los 100 días…

PD2: ¿Voy a por los 200? ¿O hago otro desafío diferente?