Ayer fue un día feliz porque me desperté en mi segundo hogar madrileño. Fue un día feliz porque me disfruté más que nunca mis tostadas con tomate español.
Porque se puso a nevar como loco y cuajó! Estaba todo precioso, para mi era como si Madrid me quisiera dar una bienvenida especial.
Fue un día feliz porque fui a Vidaes y todo estaba precioso. Porque Majo me puso al día y confío plenamente en que VIDAES está en las mejores manos. Porque nos fuimos a comer a nuestro peruano y estuvo delicioso. Porque por la tarde era una fiesta abrazando a los alumnos como si no nos hubiéramos visto en mucho tiempo. Porque pasaron dos alumnas maravillosas por delante de Vidaes y nos abrazamos mucho. Porque hicimos la escuela de felicidad y estuvo poderosa y divertida. Porque saco lo mejor de mi cuando se trata de conectar a las personas con su verdadero poder. Porque bailamos una vez más a Chayanne y disfrutamos intensamente.
Porque me fui a casa y la cena estaba hecha.
Porque hablé con Patrick y me encantó verle.
Y porque he dormido como un angelito!
¿Y tu?
Cuéntanos
Un abrazo!
Alícia
PD: creo que voy a hacer otros 100 días distintos
PD2: pero no se sobre que todavía. Alguna idea?