el mundo y yo

Cada año, cuando comienza el año nuevo y todos estamos listos para comenzarlo con buen pie, hago un taller que se llama “Pleno al año nuevo”, para plasmar los buenos propósitos y definir lo que queremos conseguir.

Definir es el primer paso para conseguir.

Cada año, practico con los participantes las herramientas que propongo, es más divertido y se crea una sensación de comunidad muy agradable, más que un taller en el que uno enseña y los demás aprenden.

Así que cada año hago mi panel de visualización que construyo de forma bastante simbólica (es como mi mente piensa, en símbolos) y durante el año, a medida que lo observo voy interpretando lo que puse en el panel y viendo como esos símbolos se acaban convirtiendo en manifestaciones tangibles.

A principios del 2015 puse en mi panel un libro que representaba el libro que quería escribir y que me abrirá la puerta a un mundo de posibilidades y experiencias. Ya he comenzado a escribirlo y estoy recibiendo muchísima ayuda e inspiración.

La magia llegó cuando una preciosa alumna, cual Ratoncita Pérez, me dejó un regalo en mi escritorio. Lo abrí y ¡era ese mismo libro! Un mar de agradecimiento y emoción me envolvió. Era como si me hubiera regalado el mundo entero con toda su belleza, la libertad para disfrutarlo y la certeza de que puedo hacerlo. Me regaló el símbolo y el significado del símbolo, significado que he estado casi 365 días definiendo y descifrando.

Así que estoy segura de que ese libro llegará, y será mi aportación de belleza para este precioso planeta.

Ahora al final del año, miro mi panel de visualización y me siento tan agradecida por haber manifestado increíbles viajes, tiempo libre para cuidarme y crear, una relación de pareja maravillosa, tiempo de diversión con la gente que quiero, una rutina de meditación y bienestar, haber conseguido mi maestría emocional, más tiempo de descanso, un equipazo en el centro, hacer más de lo que me gusta, crear nuevas herramientas de bienestar, mejorar mi situación económica, mi primer retiro inolvidable, y con él el segundo y el tercero, tener mi casa ordenada, y sobre todo, darme cuenta de que soy la persona que deseo ser.

Así que reitero: Definir es el primer paso para conseguir 😉

Absolutamente, te recomiendo crear tu panel de visualización para el año nuevo.

Aquí tienes cómo se hace.

  1. Busca algunas revistas antiguas, una cartulina, tijeras, pegamento y un par de horas para ti.
  2. Ponte una música que te guste y comienza a recortar las imágenes que representen lo que deseas para el año nuevo. No es necesario que sepas exactamente que significan, tendrás todo un año para descubrirlo.
  3. Ve pegando las imágenes en la cartulina separando por un lado quién eres tú, lo que tienes en el presente, lo que deseas para el próximo año y lo que deseas a largo plazo.
  4. Coloca tu panel de visualización en un lugar donde puedas disfrutar y aprender de él.

Y tú, ¿que haces para el año nuevo?

Prueba con el panel de visualización y cuéntame cómo te ha ido.

¿Has venido a algún taller de Pleno al año nuevo? ¿Qué pasó durante el año?

Me encantará escucharte.

Y si quieres diseñar tu año nuevo, tenemos Pleno al 17, con nuevas herramientas para que hagas de 2017 lo que tú quieras, ¡todavía quedan plazas!

Feliz fin del 16 y comienzo del 17