Aunque tenemos una gran variedad de emociones, a nivel básico sólo existen dos estados: receptivo y resistente.

El estado resistente es aquel en el que estás desconectado del bienestar que te es natural y estás intentando hacer que las cosas sucedan a través de tu esfuerzo. Este es un estado que te genera cansancio, confusión y que hace que al final del día te arrastres para llegar a la cama.

Ahí he vivido yo de forma permanente unos cuantos años, antes de entender la naturaleza vibratoria, cuando creía que estaba desconectada de todo lo demás y que sólo me tenía a mi y a mi esfuerzo para conseguir mis deseos.

Y ahí vuelvo, de vez en cuando, en los momentos en los que no confío en la maravillosa guía que mi yo interior me ofrece a cada instante para acercarme hacia mis deseos.

Por otra parte, el estado receptivo es esa maravillosa actitud de confianza en la vida y en mi ser interior. Y vivir con la certeza de que aquello que me hace sentir bien es el buen camino, el camino más fácil para conseguir lo que deseo.

Aquí vivo la mayor parte del tiempo últimamente, y se vive fenomenal, porque en el estado receptivo uso todo mi potencial para lograr lo que deseo. Y mi ser interior me va indicando a cada instante el camino por el que ir, doy el paso que me hace sentir mejor cada vez.

Y realmente no siempre consigo lo que quiero cuando quiero, pero logro lo más importante, disfrutar del camino. Y eso es de lo que se trata todo al final, ¿no?

Así que hoy te voy a compartir el mensaje que he recibido de mi yo interior, porque es lo que más me apetece.

Te presento a mi Yo interior 😉

Querida Alicia,

Ya está, ya lo has conseguido, ya has llegado al siguiente nivel, ya has recibido los beneficios de esta expansión, ahora toca disfrutarlos como tú sabes, escuchando tus pensamientos y emociones y dirigiéndolos hacia tu máximo placer. ¿Qué tengo que decirte hoy? Que disfrutes de tu trabajo creativo y te reconozcas cuando lo has disfrutado. Eso se hará más grande. Disfruta de bailar, porque cuando bailas te alineas plenamente con quien eres y te vuelves más productiva, es tu meditación en movimiento. Sé tan feliz como puedas e inspira felicidad a todos los que te rodean. Ese es tu trabajo. Disfrútalo. Tienes un trabajo maravilloso que sigue mejorándose a sí mismo. Y te va a llevar, estáte segura, a la vida que deseas ahora. Y cuando llegues a ella, te llevará a la vida que desees entonces. Así que disfruta el camino, que no se acaba.

Te adoro,

Yo

Este es un ejercicio de escritura automática que hago casi todas las mañanas, y me aporta la perspectiva y dirección que necesito para optimizar mi día. Hoy, desde que lo he hecho, he preparado la documentación de Escuela de Felicidad de hoy, he cambiado la web para anunciar las Vacaciones inolvidables (mira qué bonita me ha quedado) y he escrito este post. Todo en dos horas, y me siento con más energía que antes de empezar.

Y ya, sé. Quieres aprender a comunicarte de forma más fluida con tu yo interior. Pues si te apetece, este domingo tenemos un taller para que aprendas esta y otras herramientas que te acerquen a esta gran inteligencia. Aquí tienes toda la información.

Y si te apetece probar la primera clase de Escuela de Felicidad de forma gratuita, aquí puedes informarte y apuntarte, ¡me encantará verte!

Y si te apetece venirte a las vacaciones de tu vida (al menos eso es lo que dicen los participantes de otras vacaciones inolvidables). Tienes la posibilidad de inscribirte por un tiempo muy limitado, este precio no nos lo mantienen durante mucho tiempo. Aquí tienes toda la información. Van a ser las vacaciones de nuestras vidas <3

¡Que tengas un feliz lunes!

Un abrazo,

Alicia

PD: Mi yo interior te manda saludos.

PD2: Dice que lo estás haciendo muy bien.

PD3: Y que escuches al tuyo, que siempre te habla 😉