He pasado unas semanas difíciles, con incertidumbre con respecto a mi trabajo y lo que quiero en mi vida. Estoy en un momento de cambio, y se han despertado todas mis inseguridades. Y he aplicado todo lo que sé y enseño para volver a mi estado de armonía interna, lo que me hace sentir muy orgullosa y satisfecha.

Por supuesto que todos pasamos por situaciones de contraste, porque todos deseamos expandirnos, explorar nuevas posibilidades. Lo que me ha pasado es que yo estaba muy cómoda en mi vida perfecta, y cualquier cambio me asustaba muchísimo, aunque sea para mejor.

Algo que me ha ayudado sustancialmente en este proceso de inseguridad y duda es conectar con mi yo interior, con mis guías, con mi fuente (elige el término que mejor encaje con tus creencias).

Esto me ha aportado seguridad, confianza, cariño, cuidado, capacidad de entrega, claridad, respuestas, y tantas cosas más que no soy capaz de nombrarlas todas.

Y es que intentamos llevar nuestra vida haciéndolo todo solos, y nos olvidamos de que tenemos una gran ayuda a nuestra disposición las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Nuestros guías están ahi siempre, nos aportan inspiración, cuidado, dirección, enfoque, armonía.

¡Sólo tenemos que pedir su ayuda! Bueno… y también necesitamos abrirnos a recibirla 😉

¿Y cómo puedes hacerlo?

Una forma en la que tu mente va a recordar que esa ayuda está siempre ahí es representando esa consciencia de tus guías con un objeto tangible. Algo que veas y te recuerde que esa ayuda está siempre ahí para ti.

Te voy a contar cómo lo he hecho yo, tú puedes adaptarlo a tus necesidades y creencias.

  1. Pon en tu cama un cojín o almohada que te guste.
  2. Establece la intención de que ese cojín representa a tu yo interior.
  3. Cuando te vayas a dormir y veas ese cojín, recuérdate que tu yo interior está ahí contigo.
  4. Antes de irte a dormir, hazle alguna pregunta si lo necesitas. No esperes la respuesta, sólo lanza la pregunta.
  5. En el momento en que estés más receptivo, encontrarás la respuesta, en forma de sueños, o ideas cuando te levantes, o alguna conversación con alguien.

Poco a poco irás perfeccionando esa conexión y la comunicación cada vez será más fluida.

Tus guías están siempre ahí para ti, inspirándote. Y se alegran inmensamente cuando recibes su mensaje, aunque ni siquiera te des cuenta de fueron ellos quienes te lo enviaron.

Espero que lo pongas en práctica, y me cuentes cómo te funciona. Y si ya practicas alguna forma de comunicación con ellos, ¿cómo lo haces? ¡Cuéntanos!

Mi yo interior saluda con alegría a tu yo interior <3

Un abrazo gigante

PD: Y si quieres aprender más formas de conectar paso a paso con tus guías, hacerlo en un grupo maravilloso, y compartir mensajes, te esperamos en nuestro próximo curso, que es muy prontito. Aquí tienes la información

PD2: Y si todavía no lo has hecho, puedes hacer el curso online gratuito las 5 claves para ser feliz. Inscríbete aquí