photo-1428954376791-d9ae785dfb2d

Creo que hay mucha gente que estamos metidos en este mundo del desarrollo personal y eso es una buena noticia. Lo que no es tan bueno es la cantidad de información y confusión que hay alrededor de ello.

Hay muchos profesionales, entendidos y diletantes que prometen soluciones, milagros y satisfacciones de todo tipo. Es nuestra labor tener que separar el grano de la paja. Nadie nos puede hacer ese trabajo.

Para poder hacerlo y trabajar en nuestro crecimiento, me gustaría daros algunos consejos que creo son muy positivos y que ayudan a no dejarnos obnubilar por falsos profetas y mensajes difusos e interesados.

  1. Apaga la televisión

Por supuesto, el primer consejo que doy es: APAGA LA TELEVISIÓN. Aunque parezca que recibimos mensajes neutros o asépticos, no es así. Tampoco voy a entrar en la existencia o no de una jerarquía terrestre o extraterrestre que controla este medio.

Aunque no veamos el telediario, somos receptores de mensajes totalmente interesados por los distintos canales. Quedamos en manos de otros que nos imponen una forma de ver, vivir y actuar.

  1. No te creas el Facebook

El Facebook es uno de los medios más ingenuos y a la vez más potentes para caer en manos de intereses que no coinciden con los nuestros. Alrededor del 90% de Facebook es marketing, es decir, influencia y comunicación de objetivos tendenciosos.

Diariamente leemos historias increíbles, fantasiosas y demenciales. Entrar en este círculo vicioso de desinformación solo nos genera más confusión y desorientación en nuestro camino de crecimiento interior.

  1. Lee libros heterodoxos

El mundo de los libros no se salva del interés y las ansias de poder y control. En nuestro vivir inconsciente acogemos y aceptamos literatura malsana, destructora y cargada de energía negativa. Pero como sale en las listas de los más vendidos…

Sal de tu mini-librería, descubre libros opuestos a tu forma de pensar, descubre nuevas ideas… Los libros son una fuente de apertura de la conciencia vital. Duda y acepta. Tu sentido crítico no puede quedarse en el libro que te aconsejó tu camarada de partido.

  1. No escuches a los “predicadores de la conciencia”

Uno de los principios que siempre comento respecto a mi trabajo es que creo que todos tenemos la sabiduría y la capacidad de conciencia necesaria y suficiente para creer en nosotros mismos y hacer nuestro propio camino.

Aléjate de aquellos que dicen “Sé consciente de…”. Este mensaje suele camuflar su interior mensajes partidistas e interesados. La política utiliza mucho este tipo de comunicación para conseguir seguidores y afiliados.

  1. Duda del mito

Por último, pon en duda a todo aquel que vaya de salvador, tanto a nivel religioso, político o social. Los hechos son pruebas y las palabras se las lleva el viento. Nos gusta poner la esperanza en alguien que nos promete la solución.

En cambio nos olvidamos del verdadero salvador, que somos nosotros mismos. Confía en ti, en tu interior y los mensajes que te manda tu corazón.  La  conciencia vive en ti y tú eres la llave que abre sus tesoros.

Carlos Postigo

Para saber mas sobre Carlos y sus próximos cursos pincha AQUÍ