iman

 

“Aquello que se asemeja se atrae”

Un concepto tan sencillo, y tan fácil de olvidar a veces.

Yo conocí la Ley de Atracción hace cerca de 10 años, a través del libro “Pide y se te dará”, de Esther y Jerry Hicks. Un libro tan sencillo y tan profundo a la vez no lo había encontrado nunca, así que seguí el impulso de ponerme el audio-libro en el reproductor del coche una y otra vez (no sé si llegaría a 100…). Cada vez que lo escuchaba, descubría nueva información, encontraba variados puntos de vista y lo aplicaba de diferentes maneras a mi vida. Mientras, seguía devorando libros, vídeos en Youtube e iba aprendiendo un nuevo idioma, ya que la mayor parte de la información está en inglés. Después descubrí un taller de la Ley de Atracción de Esther Hicks en un crucero por el Mediterráneo, no podía dejar de ir, ¡venían a Europa! Un viaje que cambió mi vida, el primero de muchos (Miami, Londres, Canarias…), el descubrimiento de una nueva forma de vivir, desde la conexión conmigo, con mi verdad, con mi poder de creación, una nueva forma de relacionarme, de trabajar, de pensar, de sentir…  Y me encanta compartir este conocimiento de todas las formas posibles: en mis sesiones de coaching,  talleres,  meditaciones, y hasta de cañas.

¿Entonces, qué es la Ley de Atracción?

La Ley de Atracción es una Ley Universal que determina que lo semejante atrae a lo semejante. Esto puede resultar extraño si nos fijamos en el mundo material, por eso necesitamos incluir el concepto de vibración. Todo lo que existe es vibración, las moléculas que componen la materia están hechas de partículas que vibran en el vacío. Así que aquello que percibimos como sólido en realidad no lo es. Lo que aporta diferencia a la materia es el nivel de vibración, existiendo vibración más ligera y vibración más densa.

El ser humano también es vibración, y dentro de nosotros tenemos receptores que interpretan esa vibración como sensaciones físicas, emociones y pensamientos. De forma instintiva, todos sabemos que la satisfacción es una vibración más ligera que el miedo, y que la alegría es más ligera que la satisfacción. El ser humano también tiene capacidad de decisión sobre la vibración que emite. Podemos elegir que pensamos, y así afectaremos a lo que sentimos y a que nivel vibramos.

Dependiendo de la vibración que emitamos, así atraeremos unas experiencias u otras. Una vez que conoces esto, dejas de ser una víctima de las circunstancias, y descubres tu verdadero poder creativo, basado en la búsqueda del bienestar interior.

¿Quieres recordar más?

Vente al próximo taller gratuito de Ley de Atracción

Me encantará verte. Alicia Carrasco