photo-1429277158984-614d155e0017En este artículo  vamos a resaltar la importancia de la respiración en nuestro día a día, veremos sus beneficios, errores más comunes y realizaremos un ejercicio práctico.

“Cuando la respiración es errática o irregular, la mente también es inestable, pero cuando la respiración es serena, lo mismo le ocurre a la mente, y la vida del yogui es larga. Así pues, se debe controlar la respiración.”

Hatha Yoga Pradipika, 2, 2.

¿Por qué respirar bien?

Gracias a una adecuada respiración obtendremos innumerables beneficios, entre los que destacamos:

  1. Propicia la quema de toxinas y la eliminación de grasa.
  2. Eliminación de las tensiones musculares
  3. Profunda relajación
  4. Propicia un cuerpo sano y fuerte
  5. Beneficia la circulación
  6. Se crea espacio y se masajea los órganos internos
  7. Mitiga los dolores

Calma la mente ,serena el cuerpo , eleva el espíritu.

Respirar bien es una fuente de salud

La práctica yóguica, al enseñarnos a respirar y a hacerlo conscientemente, nos aporta un aprendizaje importante.

Respirar bien es una fuente de salud, es una garantía de fortalecer la vitalidad de nuestro cuerpo y nuestra mente favoreciendo la circulación. Es la llave y la puerta para la relajación efectiva. Con este método, aumentará el volumen y la capacidad de revitalizar su sistema respiratorio y circulatorio. Notará efectos inmediatos con sólo unos minutos que practique estos ejercicios de respiración: vitalidad celular, mejoría cutánea, oxidación de músculos y, muy especialmente, una profunda relajación. Muy recomendable para mejorar el rendimiento de su aparato digestivo.

Educar la respiración permite ir creando hábitos.  Así, un cambio de actitud mental implica un cambio a nivel emocional y viceversa, lo cual necesariamente modifica la respiración. En la práctica del Yoga tiene un efecto sobre la mente y sobre el bienestar general. Por medio de ella, se puede aquietar la mente, serenar los estados emocionales, desarrollar la concentración, regular la ansiedad e influir sobre otros estados para alcanzar la paz.

Para que puedas empezar ahora a sentir los  beneficios de la respiración,   comparto contigo este sencillo ejercicio de toma de conciencia.

El primer paso es observar cómo respiramos, y sobre todo cómo nos sentimos al respirar de cierta manera.                                                                                                                                                           La relación entre emociones y respiración es más que evidente.  Un cambio emocional implica un cambio respiratorio.  Por otra parte la relación entre pensamientos y emociones es también evidente.

Siéntate en una silla con las rodillas a la anchura de las caderas en un ángulo de noventa grados, pisa firmemente el suelo  apoyando toda la planta del pie, si tienes la oportunidad te invito a que te descalces y sientas el suelo bajo tus pies, estabiliza la pelvis en la silla, relaja tu abdomen, alarga tu espalda, deja que tus hombros caigan, reposa la palma de tus malos sobre las rodillas, con las palmas hacia arriba.

Abre tu pecho , amplia tu garganta y relaja los músculos de la cara. Comenzamos con la respiración profunda, donde los orificios nasales permanecen completamente inactivas. Se inhala el aire poniendo acción en el área faríngea área situada en la pared del fondo de la garganta, que se llama área faríngea.

La respiración se realiza comenzando a llenar las partes inferior, media y alta de los pulmones.

Al exhalar, se elimina el aire en sentido inverso, realizamos el ejercicio lentamente sin esfuerzos. Podemos imaginarnos que llenamos un vaso de agua.

La inmovilidad del pecho y de los hombros es total .

Únicamente se expande el espacio intercostal como si se tratase de un fuelle.

Al exhalar eliminamos sustancias tóxicas. Siempre con la columna recta para no obstaculizar el flujo de la energía. En nuestro organismo todo está interrelacionado,

Todo está interrelacionado,  existe una teoría que relacionada cada parte del pulmón con una parte de nuestro organismo, por eso  la importancia de la respiración profunda, para no perjudicar ninguna parte de nuestro organismo y así oxigenar todas y cada una de las células. Empezar con 6 respiraciones profundas al día y ir aumentando gradualmente, con cuidado de no hiperventilar

Si quieres saber más sobre las clases de yoga que impartimos en vidaes pinche: aquí