Mi sobrino está pasando el verano con nosotros (mi hermano vive con su familia en Puerto Rico). No estamos mucho con ellos, así que, cada vez que vienen aprovechamos al máximo el tiempo juntos. La semana pasada, Mateo y yo fuimos al parque Warner y nos lo pasamos fenomenal. Es maravillosa la capacidad de sorpresa y apreciación que tienen los niños, todo le encantaba y quería ir a todas las atracciones. Y también quería comprarlo todo 🙂

Los niños ahora están sometidos a muchos estímulos, lo que les genera muchos deseos, y mucha frustración cuando esos deseos no se ven cumplidos. Y esa frustración se refleja también en los padres y cuidadores (y en las tías!)

Mateo ha estado acudiendo a las clases de coaching Niños Felices en Vidaes, y le está ayudando a definir lo que verdaderamente quiere, lo que le gusta y también está descubriendo quien es. A través de juegos, aprenden a reconocer sus emociones y cómo gestionarlas ¡A Mateo le está yendo tan bien con el trabajo de Johana!

Y para los cuidadores, Johana también tiene recomendaciones. La que mejor me ha funcionado ha sido validarle la emoción, hacerle ver que lo que siente está bien, y recordarle que tiene la capacidad de decidir qué hacer con ello y que los mayores estamos ahí para ayudarle. Muy Ley de Atracción, ¿verdad?

Así que, aquí va mi recomendación (prestada de Johana) para cuando tus niños tienen alguna reacción emocional por algún deseo no cumplido:

  1. Validarle la emoción “Entiendo que te sientas así”
  2. Explicarle la situación “Yo no puedo hacer que tengas eso ahora”
  3. Mostrarle su poder, que está en su perspectiva “¿Y qué quieres hacer tú ahora con esto?”
  4. Mostrarle tu apoyo “¿Y cómo te puedo ayudar yo?”
  5. El abrazo final 😉

Espero que os funcione como nos ha funcionado a nosotros. Johana es una maravillosa coach especialista en PNL y pedagoga, y tiene una gran experiencia con niños. Puedes venir a sus talleres sobre padres, traer al niño a sesiones individuales, o traerle a la semana de bienestar del 26 al 30 de junio. Se lo pasarán en grande y aprenderán a gestionar sus emociones para que haya armonía en casa.

Una familia feliz en equipo es posible.

Practícalo y cuéntanos cómo te ha ido. Y comparte también cómo manejas tú este tema con tus niños, ¡me encantará escucharte!

Que tengas una preciosa semana en familia 😉

Alicia

PD: No te derritas mucho con el calor