La espina en el alma

 PATOELIO 1570 [fusion_builder_container hundred_percent=

En nuestro día a día vivimos con el piloto automático encendido. Actuamos, hablamos y tomamos todo tipo de decisiones de manera irreflexiva. Normalmente no suele generarnos grandes problemas, puesto que se ha convertido en un hábito basado en experiencias anteriores no dolorosas.

 Un día, como por casualidad, decidimos parar, tomar aire y reflexionar. Ese momento nos llena, alimenta, da energía y vemos nuestra vida desde otra perspectiva. Ese instante quizá dura un segundo, pero ya es la chispa que ha encendido algo dentro de nosotros.

 Este instante se convierte en una espina que ya llevamos para siempre clavada en nuestra alma; no podemos sacarla sin hacerla caso. A partir de ahora, sabemos en lo más hondo de nosotros que somos algo más que autómatas; que podemos ser y hacer lo que somos y queramos.

 Nuestra Decisión

 Ante esta espina podemos actuar de dos maneras:

 a) La negamos, hacemos oídos sordos y seguimos con nuestro comportamiento inconsciente. Para poder hacer este trabajo, se nos exige una gran cantidad de energía que nos agota, llevándonos al cansancio, físico, agotamiento, ansiedad e incluso enfermedades tanto físicas como psicológicas.

 b) La sentimos, escuchamos y recibimos sus continuos mensajes: en este punto iniciaremos un trabajo sobre nosotros mismos, desarrollándonos y creciendo como seres humanos. Es la base del “conócete a ti mismo”.

 La Iniciación

 Este “trabajo” que realizamos con nosotros mismos nos exige estar alertas en todo momento y no tiene fin. Además, nos exige dos condiciones.

 I) La primera es ser conscientes y aceptar nuestra propia libertad. Debemos sentir, vivenciar que está en nuestras manos elegir si hacer caso o no a esa espina. Esta libertad lleva aparejada como contrapartida la responsabilidad que nos lleva a actuar ante los obstáculos y “monstruos” de nuestro interior.

 II) Conectar con nosotros mismos. Esta conexión nos hace tomar contacto con nuestra esencia, la parte más profunda de nuestro YO. Es el Diamante, el Self, Buda, Dios… Tiene innumerables nombres pero ninguna es el suyo. (“El Tao que puede expresarse, no es el Tao verdadero” – Tao Te Ching)

 Conectando

 A la hora de tomar contacto con nuestro YO, se abren innumerables caminos. Esta es la base de las filosofías, religiones y doctrinas varias surgidas a lo largo de la historia de la humanidad.

 Hoy en día estamos siendo testigos de una adaptación a nuestras circunstancias actuales de estos viejos métodos. El yoga de los santones y gurúes hindúes es practicado en gimnasios; la tonalidad del canto gregoriano la imitamos en los mantras que vocalizamos en nuestras meditaciones; los ritos y enseñanzas de antiguas comunidades son imitados y adaptados en actuales talleres de desarrollo personal.

 En definitiva, el objetivo es, una vez que hemos sido conscientes de nosotros, nuestros automatismos y nuestra libertad, tomar contacto con nuestro YO más esencial y puro, que en definitiva está en conexión directa y “es” con lo divino o trascendental que hay en nosotros y más allá.

 Carlos Postigo

Carlos da un taller gratuito este viernes día 6 en vidaes. Puedes apuntarte o ver mas información en el siguiente enlace: http://www.vidaes.es/valores-y-mision.php[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]