Hace diez años en que me convertí en madre, desde ese maravilloso día, mi vida ha cambiado extraordinariamente, me he descubierto, he sobrepasado mis límites mentales, he conocido lo capaz que soy y lo que puedo lograr.

Evidentemente la maternidad viene a cambiar nuestras vidas, es movida, comprometida desde nuestro cuerpo físico, pasado por nuestra mente y emociones. Es un proceso complejo y dentro de esa complejidad esta su belleza, su esencia, lo sutil, lo que no se ve, pero se siente.

He vivido momentos intensos en los cuales a veces no sabía que hacer o que pensar… Desde que llego la PNL (Programación Neurolingüística) a mi vida he aprendido muchas técnicas sencillas y prácticas que me han ayudado a encontrar mi centro cuando lo he perdido.

Aquí te comparto lo que hago, espero te guste y sea de utilidad para ti en tu día a día.

  1. Espacio: en los momentos en los que no sé qué hacer, que no encuentro respuestas y mi mente me abruma, busco un espacio físico y en mi mente, me alejo un momento de la situación, puede ser en algún lugar de la casa donde puedo estar sola, con unos minutos basta.
  2. Respiración: en ese espacio solo, que puede ser alguna habitación, baño, cocina o terraza… me conecto con mi respiración… sólo respiro, suave lento y profundo.
  3. Inhalar y exhalar: al tomar el aire visualizo un aire puro, limpio, que me llena de fuerzas al entrar y limpio mi energía y mi cuerpo. Al exhalar libero, suelto, dejo ir eso que no me gusta, que me molesta o incomoda, al soltar el aire, lo dejo marchar. Permítele al aire que sale sonar. Esto lo hago de tres a cinco veces (a veces necesito más…)
  4. Claridad: luego de estos minutos de espacio y tiempo (así sea poco funciona) mi mente se calma, al igual que mis emociones y mi cuerpo; vuelvo al lugar, retomo lo dejado y ahora lo miro con más claridad, paciencia y entendimiento. Así consigo darle solución a cada situación.

Algo también muy importante e indispensable es comprender a nuestros hijos, desde sus ritmos y estados evolutivos, entender el porqué de cada situación, detrás de cada conducta hay un llamado de atención, una necesidad o requerimiento. Y es aquí donde debemos sensibilizar para utilizar la técnica adecuada y conseguir los resultados deseados.

Si quieres aprender más de nuestras actividades para padres e hijos, te dejo aquí toda la información de nuestro próximo Taller Creciendo Juntos, donde podrás asistir con tu hij@ y aprender juntos técnicas maravillosas para fortalecer vínculos.

También te brindamos sesiones individuales de Coaching para Padres, donde podemos trabajar en función de tus requerimientos y los de tu familia.

Espero te funcionen estas técnicas, cuéntame cómo te va con ellas, a mí me funcionan.

 

Johana Añez.