100 días abundantes. Día 40

Ayer fue un día abundante.

Porque es un lujo despertarse en la playa, porque me despertaron los dos pequeños con todo su cariño y risas.

Porque desayuné mirando al mar, con un sol espléndido.

Porque estuve trabajando en la terraza, haciéndome una oficina improvisada en una silla. Me tuve que poner el bikini del calor que hacía.

Porque mis sobris me sacaron del trabajo y me llevaron a la playa. Y nos bañamos! Estaba fresquita y nos lo pasamos muy bien.

Porque me encontré con unos amigos y su niño y estuvimos jugando juntos.

Porque comimos una comida abundantísima, variada y deliciosa.

Porque seguí trabajando desde la cama (en el salón había demasiada juerga)

Porque a mi chico le subieron el sueldo.

Porque hice una sesión de cine con mis sobris, y vimos Lilo y Stich.

Porque he dormido como un angelito!

¿Y el tuyo?

¿Cómo fue?

Un abrazote

Alicia

PD: Como me gusta teletrabajar!

PD2: Adoro mi trabajo y que puedo hacerlo donde quiera 🙂

About the autor:

2 Comentarios

  1. Ana en su 40 día de abundancia 30 marzo, 2018 en 00:15 - Responder

    27/03/2018 – 40 días de abundancia

    2° día de vacaciones. Hoy también celebro mi 40 dia de abundancia, como tu, Alicia 😉

    Descubrimiento abundante de caminos, supermercados, centro comercial, tiendas, etc.

    Este día por la mañana nos fuimos mis padres y yo en el autobús destino a la plaza de Ciudad Lineal, que yo tampoco lo conocía, la verdad. Nos recorrimos parte abundante de la calle Alcalá en el bus, lo que nos permitió ver lo que había en ese tramo de calle.

    Una vez llegados allí nos fuimos a buscar un bazar para comprar un mantel nuevo para la mesa, quedó muy bonito en la mesa nueva que hemos puesto en el salón. Después de eso, decidimos ir a un hipermercado Carrefour que estuviera dentro de la ciudad, y vimos que podíamos ir al que está en Las Rosas. Allí fue como descubrir un mundo nuevo, ya que me resultó tan acogedor ese centro comercial, que lo veía todo bonito. Y mira que tampoco es que sea una cosa exagerada 🙂

    Eso de ver lugares diferentes hace darse cuenta de que la vida no es sólo trabajo y casa.

    Allí me resultó curioso que tuvieran un mini mercado de abastos, fue bonito ver eso, porque es curioso después de conocer un mercado de abastos con su edificio propio, aquí le ceden un espacio a ese sitio tan variopinto de comercios.

    A la vuelta en casa, comimos patatas aliñadas con atún, cebolla, y perejil. Estaban muy ricas porque se le añadió el aceite incluido de la lata, apenas hizo falta ponerle más sal al plato.

    Por la tarde me fui al parque con mi padre y Ágora, allí disfrutamos de un abundante sol y abundante aire menos contaminado de la ciudad, ya que vivimos algo apartados del bullicio del centro. Ese día opté por quedarme en casa y con mi madre estuvimos preparando algunas comidas ricas.

    En la cena estuvimos ya los 4 juntos y pasamos un rato con una situación inesperada, que nos hizo ponernos a prueba a cada uno. Al final salimos airosos del tema, no sin antes habernos puesto algo nerviosos, menos mal que no ocurrió nada grave.

    Esto es todo por hoy. Besos y abrazos.

    • Alicia 31 marzo, 2018 en 11:11 - Responder

      Feliz día 40! Cuantas cosas abundantes estás atrayendo! Y esto sólo es el principio!!!!

Deje su comentario