¡Buenos días!

Estos 100 días felices están funcionando para mi, me veo más abierta a ver y disfrutar de las pequeñas chispas de felicidad. Así que, ¡yo sigo con ello!

Ayer fue un día muy completo para mi, porque fui a dar una clase de yoga a una empresa que me encanta. Me gusta mucho crear un pequeño oasis de bienestar en la oficina, que se olviden que están en el trabajo y que salgan un rato de su estrés. Ya conozco al grupo y hacemos bromas. Me dejan sola cantando el Ohm, ¿te lo puedes creer? Qué sinvergüenzas! 😉

Después me fui a ecocentro y me tomé una hamburguesa vegetal deliciosísima.

Encontré una nueva magia, una pregunta que te saca de toda resistencia. Voy a seguir practicando con ella y cuando la tenga dominada te lo cuento todo en otro post.

En el trabajo hice una sesión de Reiki estupenda que me ayudó a mi tanto como a la paciente.

Y mi clase de yoga divina con mis alumnas a las que adoro, ¡ellas si que me cantan el Ohm! Y muy bien 🙂

Y seguro que te estás haciendo esta pregunta

¿Fue todo el día feliz?

No

¿Te voy a contar lo que no fue feliz?

No.

Porque el objetivo de este reto de los 100 días es amplificar aquello que me gusta y me hace feliz. Y lo que no me gusta, irá desapareciendo porque toda mi atención está en lo que ¡sí!

Venga, canta el Ohm conmigo, cuéntame qué te ha hecho feliz hoy y celebramos juntos <3

Que tengas un feliz día 🙂

Un abrazo

Alicia

PD: Vente de puente a Castellón, hemos ampliado el descuento y ¡¡¡tE lO mEreCEs!!! Inscríbete ya aquí

PD2: Te veo en completa felicidad, ¡de verdad!