¡Ayer fue un día de locos!

Y encontré deliciosos momentos de felicidad 🙂

Porque unos pintores profesionales y experimentados están pintando mi casa. Saben cómo hacerlo y lo hacen por mi, y yo entonces puedo dedicarme a hacer lo que me gusta y se me da bien. Es genial que cada uno exprese sus talentos y que podamos intercambiarlos.

Porque fui a una empresa a dar una clase de yoga social y nos lo pasamos muy bien. Se quedaron más relajados que nunca (fue una clase intensa)

Porque comí delicioso en un restaurante vegetariano, donde había muy buen ambiente.

Porque hablé con una amiga de la infancia (nos conocemos desde los 3 años) y sentí el inmenso amor que compartimos. Aunque la vida nos haya llevado por distintos caminos y no nos veamos mucho, es inmensamente agradable saber que el amor todavía está ahí. Y siempre lo va a estar <3

Porque Majo y Malena me cuidaron mucho.

Porque disfruté mucho mi clase de yoga y la escuela de felicidad. Aprendo muchísimo con los alumnos y es súper fácil ser feliz con ellos. Estuvimos aprendiendo a inspirar e inspirarnos con los demás, y una alumna, Amaya, me sugirió que también podemos sentir admiración por nosotros mismos. Yo siempre había asociado la admiración a los demás, pero admirarme a mi misma me apasiona ¡Cómo me encanta de estar rodeada de gente tan brillante!

Fue un día intenso y feliz

¿Y a ti?

¿Qué te hizo feliz?

Cuéntanos y expande tu alegría!

Un abrazo

Alicia

PD: ¿Ya te he dicho que te quiero?

PD2: También te admiro

PD3: Y me admiro a mi misma 😉