Fue un día feliz tras la felicísima presentación.

Trabajé en equipo con mi chico, bajo una situación de presión, y lo hicimos súper bien. Mantuvimos el buen humor y trabajamos mano a mano. Soy muy afortunada de tenerle. Me ayudó muchísimo y me encanta hacer cosas con él, ¡hasta mover muebles!

Fuimos al punto limpio y me impactó lo bien que funciona, con un trabajador súper agradable que nos orientó muy bien.

Luego fuimos a cenar a casa de mis padres y lo pasamos muy bien. Es muy divertido hablar en dos idiomas y ver a mis padres intentando chapurrear inglés y Patrick castellano.

Fue un día productivo y feliz!

¿Y el tuyo?

¡Cuéntanos!

Un abrazo

PD: El muñeco de nieve promocional lo trajeron unas alumnas preciosas.

PD: La verdad es que soy muy afortunada