Hay opiniones muy variadas sobre si Reiki funciona o no. Yo no voy a dar mi opinión en este caso, porque es obvia, llevo años dedicándome a  transmitir esta maravillosa herramienta, y años también sin ponerme enferma.

Tras el éxito del blogpost sobre el estudio de nuestra alumna Carolina Fernández sobre los efectos de Reiki en la ansiedad, de lo que quería hablar hoy es de los efectos inmediatos de Reiki tras una sesión. Estos efectos son de sobra conocidos para cualquier terapeuta de Reiki porque es lo que vemos en la consulta día a día, sin embargo, es enriquecedor ver los efectos exactos y medibles que una sesión de Reiki de 30 minutos puede tener.

Este estudio fue realizado por Diane Wordell, Ph.D., y Joan Engebretson, Dr.P.H., ambos profesores asociados de la Universidad de la Ciencia de la Salud de Tejas Houston en el año 1996.

En este estudio participaron 23 personas. Durante las sesiones de Reiki de 30 minutos aplicadas a los pacientes una máquina que medía la presión sanguínea de los pacientes, la temperatura corporal y respuesta muscular. Estos parámetros se medían antes, durante y después de la sesión de Reiki.

¿Y qué resultados obtuvieron?

Tras la sesión de Reiki…

Aumentó la temperatura corporal, lo que indica mayor relajación.

Los niveles de saliva aumentaron perceptiblemente, indicando el buen funcionamiento inmune.

También disminuyeron los niveles de ansiedad.

Según Wordell, los participantes experimentaron además, un aumento significativo en la presión arterial.

 

 

Y no es que Reiki sea magia, es que es una herramienta estupenda que recuerda a las personas que tienen la capacidad de relajarse, de sentirse mejor, y como consecuencia mejorar su estado de salud.

Hay personas que creen lo que ya está demostrado y otras que demuestran lo que creen.

¿Tú de qué tipo eres?

¡Que tengas un día maravilloso!

Un abrazo

Malena Pesce

PD: ¿Quieres aprender esta técnica? Mira nuestros cursos y sesiones de Reiki