ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA


El sistema endocrino es un sistema no localizado. Es un conjunto de glándulas (separadas físicamente entre sí) que vierten sustancias en el interior del cuerpo, y éstas se transportan a  través de la sangre hacia todo el organismo. Estas sustancias se llaman hormonas. Su acción se basa en la unión de la hormona a un receptor sensible a ella, y esto genera una respuesta en la propia célula.  Es un sistema primitivo de comunicación, lento, pero altamente perdurable en el tiempo. Cuantos más receptores y más moléculas, mayor probabilidad de que se encuentren. Sólo los órganos que tienen receptores son los órganos diana, por ejemplo, la hormona de crecimiento afecta a músculo y hueso, no al cartílago.

El sistema nervioso trabaja en paralelo al endocrino, pero tiene vías de control sobre él. Las neuronas van a medir lo que está ocurriendo en las células y producir ciertos cambios para conseguir la homeostasis.

El sistema endocrino funciona de forma integrada. Existe una comunicación bidireccional entre cada glándula y el resto del cuerpo para así regular los niveles de secreción. Estas glándulas se ven afectadas por su entorno por mecanismos de feedback (la glándula regula la secreción de una hormona dependiendo de la concentración de hormona en sangre) y feedforward (ocurre con la oxitocina, cuanta más concentración de oxitocina hay en sangre, más oxitocina se segrega). Mediante el feedback, si se secreta un exceso de hormonas, la glándula se regula. Por ejemplo, si el hombre toma testosterona, el organismo detectaría un exceso de esa hormona y los testículos dejarían de producirla.

Tipos de glándulas:
Hay glándulas que no vierten sustancias al sistema circulatorio. Son exocrinas: sebáceas, sudoríparas. Las endocrinas son las que segregan hormonas. Hay glándulas paracrinas como el páncreas, que es mixta, endocrina y exocrina.

Hay dos tipos de hormonas:

Hormonas peptídicas, derivadas de proteínas o aminoácidos. Son hidrofílicas, por lo que no pueden atravesar la membrana celular. Sus receptores están en la propia membrana. La unión de hormona-receptor desencadenará unas reacciones en cadena (mensajeros secundarios) para conseguir la respuesta fisiológica. Una excepción a esto es la tiroxina, que por su alto contenido en yodo puede traspasar la membrana celular.

Hormonas esteroides, derivadas del colesterol. Son hidrofóbicas, atraviesan la membrana y llegan al núcleo celular, provocando cambios en la expresión genética de la célula Por eso, puede ser peligroso su aporte externo. Las hormonas anabolizantes, pueden crear tumores, son potencialmente cancerígenas.

EJE HIPOTÁLAMO-HIPÓFISIS


El hipotálamo es el centro que comunica el sistema nervioso con el endocrino. Es el encargado de controlar el sistema nervioso autónomo. Controla el apetito sexual, el apetito, la temperatura. A través del sistema límbico enlaza las emociones con la supervivencia. La hipófisis está directamente comunicada con el hipotálamo.
El hipotálamo es un órgano neuroendocrino. Regula la homeostasis respondiendo a impulsos neurológicos. Hipotálamo e hipófisis funcionan coordinadamente. Su comunicación se efectúa de dos maneras:
-El hipotálamo segrega factores hormonales en una especie de bypass sanguíneo que lo conecta con la hipófisis anterior (adenohipófisis)
-La red de capilares que irriga el hipotálamo se subdivide y forma el portal hipotalámico-hipofisario, lo que permite una comunicación más rápida. Los factores segregados por el hipotálamo pueden tener un efecto inhibidor o excitador de la hipófisis, variando así la producción de estas hormonas:

  1. TSH: hormona que estimula la función de la Tiroides, que segrega tiroxina. Su función es regular el metabolismo celular. Es peptídica, pero puede atravesar la membrana celular por su alto contenido en yodo.
  2. GH: Hormona del crecimiento. Estimula el crecimiento del músculo y hueso. Favorece el metabolismo anabólico. También se llama somatotropina. La segregamos cuando crecemos. Responde al estimulo del crecimiento. Tiene relación con las hormonas sexuales. Cuando comienzan a segregarse los estrógenos, en la adolescencia, la cantidad de hormona del crecimiento baja. Sigue vigente en el adulto, pero actúa sólo cuando hay una fractura.
  3. LTH: Prolactina: Estimula la lactancia
  4. ACTH: Estimula las cápsulas suprarrenales para que segreguen cortisol en situaciones de estrés. El cortisol activa el metabolismo catabólico.
  5. LH y FSH: Gonadotropinas, actúan sobre el funcionamiento de las gónadas. En el hombre actúa sobre los testículos, estimulando la producción de testosterona. En la mujer provoca la ovulación y la segregación de estrógenos y progesterona.

-Testosterona: genera los rasgos sexuales secundarios masculinos, ayuda al crecimiento óseo y muscular
-Estrógenos: estimula la replicación celular, provoca la menstruación y genera rasgos sexuales secundarios femeninos.
-Progesterona: Sólo en la mujer, prepara la gestación.
La neurohipófisis sólo acumula y segrega dos hormonas que ha producido el hipotálamo

  1. La oxitocina: Segregada durante el parto, estimula las contracciones uterinas. Cuando el bebe empieza a bajar, el hipotálamo genera oxitocina. Contrae el músculo uterino. Funciona con feedback positivo, cuanto mas hay, mas produce. Cuando deja de generarse, produce la subida de la leche. El estimulo después es la succión del bebe. Hay parte de oxitocina q se filtra en la leche, genera una conexión madre-hijo. La oxitocina en hombres funciona para elegir a la pareja.
  1. ADH: Hormona antidiurética, retiene agua y sales minerales (sobre todo el sodio)

 

TIROIDES



La tiroides es una glándula endocrina situada en la región anteroinferior del cuello. Está formada por dos lóbulos simétricos unidos por un puente de tejido que cruza por delante de la tráquea, denominado istmo. El tiroides está rodeado por una cápsula fibrosa, de tejido conectivo, que emite prolongaciones hacia su interior, separando el tejido hormonal en lobulillos, que a su vez se dividen en folículos, donde se agrupan las células productoras de las hormonas tiroideas. En el espesor del tejido conjuntivo aparecen grupos de células más grandes, que son las células parafoliculares. Su peso oscila de 30 a 35 g. Es de consistencia blanda y elástica.
La tiroides es una bolsa de piel altamente permeable y vascularizada. En cuanto quiere verter algo en la sangre, abre una compuerta en la piel y la segrega. Deja un mensaje en el sistema circulatorio y llega a las células especializadas en recoger este mensaje.
Elabora la tiroxina que actúa e influye en la producción de calor, en el crecimiento y maduración del organismo humano; posee efecto diurético, reduce los depósitos de glucógeno hepático, etc. El funcionamiento del tiroides está regulado por la hormona tireoestimulante segregada por la hipófisis, regulada a su vez por otra hormona producida por el hipotálamo. Por su parte, la tirocalcitonina interviene de manera fundamental en el metabolismo del calcio en el organismo. La disminución funcional de la glándula tiroidea en los jóvenes es causa del cretinismo y en los adultos de mixedema.
Las paratiroideas son unas glándulas pequeñas cuya función es aumentar los niveles de calcio en sangre, estimulando la absorción intestinal, reabsorbiendo calcio del hueso e impidiendo que sea eliminado en los riñones.

OVARIOS



Los ovarios, u órganos femeninos de la reproducción, además de producir óvulos o huevos, también segregan un grupo de hormonas denominadas estrógenos, necesarias para el desarrollo de los órganos reproductores y también de las características sexuales secundarias, como la distribución de la grasa, amplitud de la pelvis o crecimiento de las mamas, entre otras.

La progesterona es una hormona segregada por un cuerpo amarillo o lúteo del ovario, que modifica la mucosa del útero haciéndola apta para albergar al óvulo fecundado. Es indispensable para el mantenimiento del embarazo. Su secreción es regulada por la hipófisis.

Los ovarios también elaboran una hormona llamada relaxina que, junto con la progesterona y estrógeno, actúa en la relajación de la sínfisis púbica, favoreciendo la dilatación del cuello del útero y facilitando de esta forma el parto.

TESTÍCULOS



Los testículos son cada una de las dos glándulas ovoideas masculinas, encerradas en un sistema de cubiertas que reciben el nombre genérico de bolsas testiculares y que están suspendidas del extremo inferior del cordón espermático.
Como glándula de secreción externa producen los espermatozoides y como glándula de secreción interna las hormonas sexuales (testosterona) que determinan, desarrollan y mantienen los caracteres sexuales secundarios. En los mamíferos, contrariamente a los demás animales, se sitúan en el exterior del organismo.
La testosterona ayuda al crecimiento de hueso y músculo, proporciona los rasgos sexuales secundarios. En el desarrollo es necesario para que crezca el pene y los testículos, el cartílago tiroideo, para que aparezca la libido. Tiene un efecto en los niveles de violencia.PÁNCREAS


El páncreas es una glándula de función endocrina y exocrina situada en el abdomen detrás del estómago, entre el duodeno y el bazo. Está formada por tres porciones, cabeza, tronco y cola. Desemboca en el duodeno.

El páncreas exocrino elabora el jugo gástrico necesario para la digestión. Su secreción endocrina es la insulina, producida por las células beta de los islotes de Langerhans. La insulina actúa sobre el metabolismo de los hidratos de carbono, proteínas y grasas, aumentando la tasa de utilización de la glucosa y favoreciendo la formación de proteínas y el almacenamiento de grasas. El glucagón aumenta de forma transitoria los niveles de azúcar en la sangre mediante la liberación de glucosa procedente del hígado.

El páncreas segrega una hormona anabólica, la insulina y una catabólica, el glucagón. Son hormonas antagonistas. Responden a estímulos externos y opuestos, responden a los niveles de glucosa en sangre. La insulina va para trasportar la glucosa en sangre. La función de la insulina es bajar los niveles de azúcar en sangre para que llegue a las células. La insulina transporta el azúcar a las células.  En la diabetes se elimina agua con glucosa porque no se puede aprovechar. La diabetes tipo 2 se produce por un agotamiento del páncreas por un exceso de azúcar. No necesita insulina, pero puede acabar necesitándola.

Si bajamos la glucosa, el glucagón se encarga de aumentar los niveles de glucosa en sangre a través de glucógeno.

 

CÁPSULAS SUPRARENALES



Se encuentran en la parte superior de los riñones. Tienen dos partes: la médula es tejido nervioso, materia gris. Actúa como ganglio simpático, y es estimulado por el sistema nervioso simpático para segregar adrenalina en la sangre, en casos de estrés. La corteza segrega cortisol y aldosterona, que ayuda a regular la concentración de sodio en sangre, así como las hormonas sexuales correspondientes al sexo opuesto.En la medula suprarrenal se responde a estímulos del sistema nervioso simpático. La adrenalina hace que el organismo entre en metabolismo catabólico, aumenta la glucosa en sangre quemando la grasa y el glucógeno.

 

El cortisol lo segregamos cuando existe un estrés prolongado. Cuando nos levantamos es cuando tenemos más cantidad. Es catabolizante, sube los niveles de azúcar en sangre, lo genera de la grasa o del músculo. El estrés crónico puede crear hiperglucemia. El cortisol inhibe el sistema inmunológico

 

GLÁNDULA PINEAL



Se encuentra en el epitálamo. Segrega melatonina, que regula los ritmos circadianos del cuerpo. Está formada por células magnetizadas que son sensibles a los cambios de luz y campos magnéticos, además de recibir información de la retina a través de la hipófisis. Con ello regula todos los ritmos internos del cuerpo, que se repiten cada 24h. Depende del control hipotalámico a nivel nervioso.
La falta de luz hace q se genere la melatonina y da sueño. La melatonina afecta a las glándulas sexuales inhibiendo la función sexual. En la pineal hay células de magnetita (un mineral) que en aves indica hacia donde ir. Responden a campos electromagnéticos. En los humanos se atrofia con los años. La melatonina previene a las neuronas del envejecimiento.Otras glándulas y órganos
Existen otros tejidos del organismo que producen hormonas o sustancias asimiladas:
Los riñones secretan renina, un agente denominado activador de la hormona angiotensina elaborada en el hígado. Esta hormona eleva a su vez la tensión arterial, y se estima que es provocada mayormente por la estimulación de las glándulas suprarrenales. Los riñones también elaboran eritropoyetina, una hormona que, ante una disminución de la concentración de oxígeno en la sangre, estimula la médula ósea para aumentar la producción de eritrocitos

El tracto gastrointestinal produce varias sustancias que regulan las funciones digestivas, como la gastrina estomacal, que estimula la secreción ácida, y la secretina y colescistoquinina del intestino delgado, que estimulan la secreción de enzimas y hormonas pancreáticas. La colecistoquinina provoca también la contracción de la vesícula biliar.

La piel y la vitamina D
La vitamina D es derivada del colesterol, y se produce en varias etapas que involucran distintos órganos. La piel es el primero. La función principal es la de aumentar los niveles de calcio en sangre.
Vitamina d se considera una hormona. Añade calcio al colesterol y necesita energía q se saca de los rayos ultravioletas. La vitamina d1 viaja al riñón, d2 viaja al hígado y d3 es funcional. Ayuda a la absorción, evita que se elimine el calcio por el riñón. Regula el calcio. Dependiendo de los niveles de calcio y vitamina D en el organismo, lo saca del hueso. Las deficiencias en vitamina D crean osteomalacia y osteopenia.

 

TIMO



Es una glándula inmunológica cuya función es especializar los linfocitos para convertirlos en linfocitos T ya maduros.
A finales del pasado siglo XX se observó que el corazón también segregaba una hormona, llamada factor natriurético auricular, implicada en la regulación de la tensión arterial y del equilibrio hidroelectrolítico del organismo.
Se ha descubierto que el corazón secreta oxitocina. A parte de sus funciones en el parto y lactancia, recientemente se ha demostrado que esta hormona también participa en la cognición, tolerancia, adaptación, sexualidad e instinto maternal, así como en el aprendizaje de habilidades sociales. Se ha encontrado que la concentración de oxitocina en el corazón es tan alta como en el cerebro.EL SISTEMA ENDOCRINO EN LA PRÁCTICA DE YOGA


Como en cualquier ejercicio físico, en la práctica de yoga el organismo  disminuye la producción de adrenalina (catecolaminas),  y aumenta la producción de endorfinas (hormona ligada a la sensación de bienestar).


El sistema nervioso autónomo y el endocrino están muy relacionados. El sistema nervioso autónomo tiene vías de control sobre ciertas glándulas, indicando si todo va bien y pueden entrar en metabolismo anabólico, o si hay un peligro y necesitan entrar en metabolismo catabólico para obtener la mayor cantidad de energía.

La práctica de yoga, a nivel físico reeduca el sistema neuroendocrino en su relación con el cerebro límbico.

Cuando estamos expuestos a un peligro, el cerebro envía una señal de peligro al sistema nervioso autónomo para que éste, junto con el sistema endocrino, entren en metabolismo catabólico para obtener el máximo de energía y defenderse o huir. Los peligros a los que nos enfrentamos en la sociedad moderna no suelen poder solucionarse con el instinto de lucha o huida. Por esta razón, no gastamos toda esa energía en forma de glucosa. Además, nuestra mente “aprende” de los traumas pasados y se asegura de que no lo olvidemos, recreando los peligros pasados o imaginándose unos nuevos. Es habitual que nos encontremos en estado de alerta constante, situación nefasta para nuestra salud.

En la práctica de yoga, se hace especial hincapié en mantener una actitud relajada, respiración natural, atención en el cuerpo y mente calmada. Al entrar en asana, se pone el cuerpo en una postura distinta a la habitual,  que podría poner al practicante en situación de estrés, pero entrando en contacto con una respiración natural y relajada. De esta forma, el cerebro envía señales de calma que acaban afectando a todas las glándulas que pertenecen al sistema hipotálamo-hipofisario (suprarrenales, ovarios, testículos, tiroides). Se va “enseñando” al organismo a mantener la calma en varias posiciones, lo que el practicante de yoga puede ampliar al resto de su vida. Será más capaz de mantener la calma y reponerse ante una situación de estrés.

La respiración profunda al expandir y contraer el diafragma lentamente logra incrementar la circulación de sangre oxigenada. El aumento de la circulación asiste las glándulas que secretan las hormonas hacia el caudal sanguíneo. Esto por otra parte, logra exponer y oxigenar diferentes partes del diafragma y de los pulmones que los que usualmente están expuestas a la respiración cotidiana.

Los pensamientos y las emociones sutiles, incluso influyen en la actividad y el equilibrio del sistema nervioso autónomo (SNA).
El SNA interactúa con nuestro sistema digestivo, cardiovascular, inmunológico y hormonal. La sensación de paz, que puede producirse tras una clase de yoga, genera un mayor equilibrio en el Sistema nervioso autónomo, afectando a un mayor equilibrio del sistema hormonal e inmunológico y más eficiente la función del cerebro.

Al igual que todos los tejidos del cuerpo, estas glándulas requieren un abastecimiento adecuado de sangre para su óptimo funcionamiento. El mantenimiento prolongado de una asana aumenta la circulación en la glándula, por medio de presión entre el cuerpo y el suelo, presión entre distintas partes del cuerpo, o la fuerza de la gravedad. Esta tonificación de los tejidos de la glándula permite una descarga más equilibrada de hormonas y puede prevenir condiciones tales como hipersecreción (demasiada) o hiposecreción (muy poca) de hormonas.

La respiración lenta y profunda del yoga hace que se active el sistema nervioso parasimpático, equilibrando el sistema nervioso autónomo.

La práctica de pratiahara (visualización) con imágenes que aporten paz al practicante ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo que entra en coherencia. Un instituto norteamericano, el instituto heartmath ha desarrollado un método anti estrés que consiste (de forma similar al yoga) en la interiorización, respiración torácica (similar a ujjayi pranayama) y visualización (pratiahara). En varios estudios, el instituto HeartMath demostró la disminución de la tensión arterial, aumento de la tasa de DHEA en un 100 % y la tasa de cortisol en sangre disminuyó en un 23 %. Las mujeres que participaron en el estudio, mostraron una notable mejora en sus síntomas premenstruales, con menos irritabilidad, menos fatiga y depresión. Tales cambios hormonales reflejan una regularización en profundidad de la fisiología del cuerpo, pues se ha realizado sin ninguna aportación externa  en forma de hormonas ni medicamentos.

Existen varios estudios que comprueban que la oxitocina posee grandes poderes sanadores, basados principalmente en su reconocida capacidad para combatir los efectos del estrés. La oxitocina hace que disminuyan los niveles de las hormonas del estrés en tu cuerpo (principalmente el cortisol) y baja el nivel de presión arterial cuando se encuentra alto debido a situaciones estresantes.
Los ejercicios de respiración y el yoga elevan el nivel de oxitocina en tu cuerpo. Como la oxitocina funciona por biofeedback positivo, cuanta más hormona hay, más se segrega.