SISTEMA MÚSCULO ESQUELÉTICO

Introducción.
huesosEn biología, el esqueleto es el sistema biológico que proporciona soporte y apoyo a los tejidos blandos en los organismos vivos. El sistema esquelético tiene funciones de locomoción, sostén y protección. Los vertebrados presentan un esqueleto interno o endoesqueleto, constituido por huesos, que se unen entre sí por las articulaciones. La ciencia que se encarga de estudiar los huesos se denomina osteología

El siguiente trabajo tiene por finalidad estudiar el Sistema Óseo, sus componentes y funciones principales.

El sistema óseo forma el esqueleto. La mayor parte de los organismos poseen algún tipo de armadura, ya sea externa como los insectos (exoesqueleto) o interna como los vertebrados (endoesqueleto)
El sistema óseo está formado por los huesos y las articulaciones. Los huesos son la base estructural del cuerpo humano y las articulaciones son las que permiten la movilidad de todo nuestro cuerpo. Muy relacionado estará también el sistema muscular, que será el encargado de aportar el movimiento al sistema óseo y a todo nuestro cuerpo.

 

YOGA Y EL SISTEMA ÓSEO


Es imprescindible que el profesor de yoga conozca la anatomía del sistema óseo. Es necesario que como practicantes conozcamos las limitaciones de nuestra anatomía para no intentar sobrepasarlas en nuestra práctica. Conviene que seamos conscientes del rango de movimiento de cada articulación para evitar forzar en exceso. Si conocemos bien el funcionamiento del esqueleto humano, seremos capaces de intuir que movimientos evitar en cada patología. Y si no, siempre podemos consultarlo en algún libro y entender de que nos están hablando.

En términos generales, una buena base en anatomía nos ayudará a

  • Dar mejores indicaciones en las posturas y evitar instrucciones imposibles como “mantén la columna recta” en una postura de pie.
  • Dar confianza al alumno cuando tenga alguna molestia en un asana y poder darle una solución para que su práctica no sea una tortura.
  • Intuir que estructuras pueden estar afectadas en una patología para buscar una postura alternativa que no fuerce dicha estructura.
  • Entender los beneficios que tiene cada asana en todo el organismo.
  • Mejorar en la propia práctica sin hacernos daño.
  • Entender a un nivel muy básico la biomecánica en cada asana: que hace cada articulación, que hace cada hueso y dónde recae el peso del cuerpo.

Saber y aconsejar a personas con osteoporosis que el ejercicio físico ayuda adepositar el calcio en los huesos y a activar el funcionamiento de los osteoblastos.

ANATOMÍA ÓSEA


1. Histología
El tejido óseo es un tipo de tejido conjuntivo con unos depósitos de minerales, que le proporcionan unas características especiales de dureza y resistencia.

El tejido óseo combina células vivas (osteoblastos, osteocitos y osteoclastos) y materiales inertes (sales de calcio y fósforo), además de sustancias orgánicas de la matriz ósea como el colágeno, proteína que también está presente en otros tejidos. Los huesos son órganos vivos que se están renovando constantemente, gracias a las células óseas. Los osteoclastos son células que destruyen el hueso, y éste es reemplazado por una nueva matriz ósea que fabrican los osteocitos.
Un hueso vivo es un material duro con:

  • 50% de agua
  • 25% de minerales (calcio, magnesio y fósforo)
  • 30% de proteínas (colágeno tipo 1 y 3)
  • Un bajo porcentaje de grasas y azúcar

Todos estos elementos constituyen la matriz ósea. En el interior de la matriz residen las células óseas, la parte viva encargada de creación de la matriz. Hay tres tipos de células óseas:

  • Osteoblastos, que crean hueso nuevo. Sintetizan el colágeno, aprovechan el calcio. Están más activos hasta los 25 años. Luego siguen funcionando pero con menor actividad.
  • Osteocitos, aseguran el mantenimiento del hueso. Son osteoblastos evolucionados
  • Osteoclastos, que destruyen el hueso ya existente y lo reabsorben para aprovechar las proteínas. Los osteoclastos proceden de las células inmunológicas.

Existen dos tipos de tejido óseo.

  • Hueso compacto o cortical. Forma el revestimiento externo y es más rígido y resistente.
  • Trabecular o esponjoso. Es el tejido en el que habitan las células hematopoyéticas. Es más maleable, deformable y elástico.

En el hueso también existe tejido que no es óseo, es el tejido hematopoyético y va a ser el encargado de producir las células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas). Este tejido hematopoyético se encuentra en la médula, y forma la médula roja. En la infancia la mayor parte de la médula es roja, y a medida que pasan los años, se va sustituyendo por médula amarilla, que está formada por depósitos de grasa.

2. Formación del hueso
El proceso de formación de hueso se llama osteogénesis. La mayor parte de los huesos proceden de cartílago hialino que se va mineralizando a partir de la 6º semana de desarrollo fetal. Hay otros huesos que proceden de un tipo de células madre que se diferencian en osteoblastos directamente. Esta osificación se produce hasta los 24 años.

La mineralización alcanza su tope a los 40 años y la madurez esquelética a los 24, cuando los huesos dejan de crecer.

3. Anatomía del hueso.

El hueso está formado por el periostio, tejido compacto, tejido esponjoso y médula ósea.
El periostio se encuentra en el exterior del hueso, es una parte del hueso sin calcio. Es la zona donde se agarran los tendones y penetran los vasos y los nervios.
La capa externa del hueso está hecha de tejido óseo compacto. En el interior se encuentra el tejido esponjoso. Dentro del hueso tenemos también la cavidad medular en la que encontramos médula roja y amarilla.

4. Tipos de huesos

  • Hay cuatro tipos de huesos:
  • Largos, por ejemplo el fémur. Tiene dos epífisis y una diáfisis en la que el hueso compacto está unido al hematopoyético
  • Cortos, por ejemplo los huesos del tarso. Son más resistentes y tienen un tamaño similar en sus 3 dimensiones.
  • Planos, por ejemplo las escápulas. Tienen dos dimensiones largas y una pequeña. Generalmente sirven para proteger estructuras.
  • Irregulares, por ejemplo las vértebras. Tienen una procedencia embriológica distinta.

5. Funciones del hueso

A parte de las funciones básicas del sistema óseo (sostén, movimiento…), el hueso tiene otras funciones fisiológicas:

  • Mecánica Protectora de zonas delicadas como el cerebro
  • Metabólica, los huesos sirven de almacén mineral.
  • Sensorial, por ejemplo los huesos del oído transmiten vibración y nos permiten oír.
  • Percepción del dolor y propiocepción. Los huesos tienen sensibilidad, lo que es muy útil cuando hay una fractura para poder curarla. Aunque tengamos los ojos cerrados, siempre sabemos en que posición se encuentra nuestro cuerpo
  • Hematopoyético, crea las células sanguíneas

6. Biomecánica del hueso
El hueso es un tejido dinámico que se regenera muy bien. Este dinamismo está regido por las siguientes leyes

Ley de Wolf
El hueso modifica su arquitectura dependiendo de su función. Si comprimes un hueso se activan los osteoblastos. Por esto en los casos de osteoporosis es tan beneficioso el yoga, porque se activan las células creadoras de hueso. En la infancia también es muy beneficioso el ejercicio físico, para ayudar a un correcto desarrollo óseo.

Piezoelectricidad
Cuando a un cristal le pones carga mecánica se convierte en carga eléctrica. Zonas con un exceso de carga mecánica producen iones negativos y depositaremos el calcio (que tiene carga positiva)
La mineralización y creación de hueso dependen también de factores hormonales muy variados. Las hormonas afectan al crecimiento del hueso, sobre todo las hormonas sexuales (testosterona y estrógenos) y la hormona de crecimiento. La cantidad de vitamina D en el organismo también afecta al crecimiento óseo.

7. Los huesos

El esqueleto de un ser humano adulto tiene aproximadamente, 206 huesos, sin contar las piezas dentarias, los huesos suturales (supernumerarios del cráneo) y los huesos sesamoideos.

Un bebé puede tener hasta trescientos huesos ya que nace con algunos separados para facilitar el nacimiento.

Los huesos son de variadas formas y tamaños: largos, planos, cortos, esponjosos y compactos. Cada hueso cumple una función especial en el sistema. Los huesos no son estructuras lisas, ellos presentan protuberancias y partes rugosas.

Además de estos 206 huesos existe un número variable de huesos accesorios que no se encuentran en todas las personas por igual.
Todos los huesos presentan irregularidades debidas a su formación y a la inserción de músculos, paso de vasos sanguíneos, etc.

Se pueden dividir los huesos según su localización:

1. Esqueleto axial
Forma el eje del cuerpo. Está formado por el cráneo, columna vertebral, costillas y esternón.
esqueleto axialLos huesos del cráneo son 8 y forman una caja resistente para proteger el cerebro. Los huesos de la cara son 14. Entre ellos los más importantes son los maxilares (superior e inferior) que se utilizan en la masticación. En algunos huesos de la cabeza hay huecos conectados con las fosas nasales que contribuyen a que el aire inspirado se caliente y humedezca. Estos huecos, denominados senos paranasales o cavidades sinusales, pueden inflamarse originando una sinusitis.

Fontanelas del bebé: En el cráneo de un recién nacido los huesos no están totalmente unidos. Esto sucede para permitir el crecimiento del encéfalo durante la primera infancia.

El esqueleto axial también comprende un eje flexible, la columna vertebral, que forma una especie de “jaula” junto con la caja torácica, las costillas y el esternón. En su interior se alojan órganos importantes, como el corazón y los pulmones.
La columna vertebral está formada por 33 huesos pequeños, las vértebras, que permiten la realización de movimientos diversos como inclinar la cabeza cuando asentimos, elevar el mentón, etc.
Numerosos músculos, que se fijan a las vértebras, posibilitan dichos movimientos. Otros se insertan en las costillas exteriormente, provocando una dilatación de la caja torácica en los movimientos de inspiración.

2. Esqueleto apendicular
Esqueleto ApendicularEstá formado por los apéndices del cuerpo: brazos, cintura escapular, piernas y cintura pélvica.

La cintura escapular y la cintura pélvica constituyen la unión de los miembros con el tronco. Los brazos poseen huesos largos: húmero, cúbito, falanges… y huesos cortos: escafoides, cuneiformes…

Las piernas también tienen huesos largos: fémur, tibia… y huesos cortos: cuboides, astrágalo…

3. Huesecillos del oído y hueso hioides

Los huesos del oído interno presentan una función meramente sensorial: estribo yunque y martillo. Hay un hueso suelto a nivel de la base de la lengua, se llama hioides.

Hioidhueso lengua

 

 

 

 

ARTICULACIONES


Son las zonas de unión entre los huesos o cartílagos del esqueleto. Siempre que haya dos huesos en contacto se va a crear tejido cartilaginoso en medio. Esto sirve para disminuir la fricción.

Tipos de articulaciones

Los huesos se relacionen entre si por medio de las articulaciones, que de acuerdo a su movilidad se clasifican en: FIJAS, SEMIMOVILES y MÓVILES.

Articulaciones móviles: Gozan de movimientos amplios. Diartrosis. Tienen capacidad de movimiento total. Están lubricadas con un líquido que se llama líquido sinovial. Por ejemplo la articulación del hombro o la cadera.

La mayoría de las articulaciones móviles presentan los siguientes elementos:

  • Superficies articulares: Generalmente son dos epífisis de huesos largos. Esas superficies suelen ser lisas.
  • Cartílago articular: Recubre toda la superficie articular de ambos huesos hasta el límite del movimiento de un hueso sobre el otro; el cartílago es blanco, liso, brillante, facilita el deslizamiento de una superficie sobrarticulacionese otra.
  • Cápsula fibrosa: Tiene la forma de un cilindro hueco, abierto en ambos extremos con los cuales se inserta en cada hueso.
  • Membrana sinovial: Es delgada y cubre toda la cara interna de la cápsula fibrosa y las superficies del hueso que no son articulares. Segrega sinovial que lubrica las articulaciones.
  • Ligamentos articulares: Son sólidos cordones de tejido conjuntivo que van de un hueso a otro y evitan que estos se separen.

Articulaciones semimóviles: Anfiartosis. Sirven para estabilizar, no permiten mucha movilidad. Son los discos intervertebrales y sínfisis del pubis, por ejemplo.
Son articulaciones de movimientos poco extensos. Son las que unen dos cuerpos vertebrales entre sí.
Las dos caras que se articulan son ligeramente cóncavas y están revestidas por una lámina delgada de tejido cartilaginoso.
Un disco intervertebral une ambas caras. Los ligamentos interóseos permiten la flexión y extensión de la columna vertebral.

Articulaciones inmóviles: Sinartrosis. Son articulaciones fijas, sin movimiento. Los huesos se unen entrelazando sus fibras con colágeno. Por ejemplo los huesos del cráneo.

Estas articulaciones no tienen ningún movimiento. En la cabeza se denomina sutura porque ambos huesos presentan un reborde, unas superficies de dientes que encajan entre sí.

Las articulaciones sin movilidad (sinartrosis) se mantienen unidas por el crecimiento del hueso, o por un cartílago fibroso resistente. Las articulaciones con movilidad escasa se mantienen unidas por un cartílago elástico. Las articulaciones móviles tienen una capa externa de cartílago fibroso y están rodeadas por ligamentos resistentes que se sujetan a los huesos. Los extremos óseos de las articulaciones móviles están cubiertos con cartílago liso y lubricados por un fluido espeso denominado líquido sinovial producido por la membrana sinovial. La bursitis o inflamación de las bolsas sinoviales (contienen el líquido sinovial) es un trastorno muy doloroso y frecuente en las articulaciones móviles.

 

COLUMNA VERTEBRAL


Es una estructura que determina una mayor evolución del sistema nervioso. La comunicación entre el cerebro y las células se produce a través de la médula espinal, que se encuentra en el interior de las vértebras.

Anatomía de la columna

La columna vertebral proporciona sujeción pero con una gran movilidad.Columna vertebral
La columna vertebral está formada por 33 vértebras y la caja torácica:

  • 7 cervicales
  • 12 dorsales
  • 5 lumbares
  • 5 en el sacro que están fusionadas.
  • De 3 a 6 en el coxis que también están fusionadas

La columna vertebral tiene varias curvaturas que nos permiten la bipedestación porque absorben las presiones. En una visión frontal la columna debería estar recta. Si existe una desviación mayor a 10º se denomina escoliosis.
En el feto existe una cifosis primaria, desde el cráneo hasta el sacro, la columna del feto forma una C

La lordosis secundaria se crea cuando nos sentamos, gateamos e intentamos elevarnos. De tal forma que tendríamos una cifosis craneal, lordosis cervical, cifosis dorsal, lordosis lumbar y cifosis sacrococígea.

Estas curvaturas se dividen en primarias y secundarias, dependiendo de su formación: durante la vida fetal o durante el desarrollo. Las curvas craneal, dorsal y pélvica son primarias, ya que el feto al nacer presenta una cifosis en toda la columna. Estudios recientes consideran la lordosis cervical como primaria, ya que está presente en el feto a partir del tercer mes de gestación. Las curvaturas secundarias (lordosis cervical y lumbar) se producen en el periodo de gateo.

Las vértebras

Las vértebras son huesos irregulares, tenemos las vértebras típicas y las fusionadas (sacro y coxis)
Todas las vértebras menos la primera vértebra cervical, el sacro y el coxis tienen la misma morfología. Todas presentan un cuerpo vertebral, que es la columna de soporte que está formado de hueso compacto y esponjoso. A medida que vamos descendiendo en la columna estos cuerpos vertebrales se hacen más voluminosos, dado que tienen que soportar más peso. Los cuerpos vertebrales se unen por el disco intervertebral.

Las vértebras típicas las dividimos en 2 partes: anterior y posterior. La parte anterior es el cuerpo vertebral, la columna de soporte, y se articula a través de los discos intervertebrales. La parte posterior es el arco vertebral, la columna de movimiento. Está formada por crecimientos óseos llamados apófisis. Se conecta con el cuerpo a través del pedículo. En la parte posterior del cuerpo vertebral hay un orificio por donde pasa la médula espinal

Columna cervical

Está compuesta por 7 vértebras. La primera vértebra cervical es el atlas y la segunda axis.

Columna dorsal

Está compuesta de doce vértebras. Cada dorsal se articula con dos costillas. De D1 a D7 se articulan con las costillas verdaderas (se articulan directamente al esternón). De D8 a D10 se articulan con las costillas falsas (de articulan con el cartílago articular común que las une a la séptima costilla). Las dos últimas articulan con las costillas flotantes.

Columna lumbar

Las cinco vértebras lumbares forman la parte más baja de la espalda y soportan más peso, por lo que tienen un cuerpo vertebral más grande.

Columna sacrococcígea

El sacro está compuesto de 5 vértebras fusionadas
El coxis está formado por cuatro vértebras fusionadas
La pelvis

Es una estructura de protección de los órganos abdominales. Está formada por el sacro y el hueso iliaco unidos por la articulación sacroiliaca. El hueso iliaco está formado por el isquion, pubis e ilion, que se van fusionando hasta los 20 años.

Fisiología de la columna vertebral

La columna vertebral nos permite mantenernos erguidos y movernos. Sus curvas fisiológicas reparten el peso de forma equilibrada.
Entre las vértebras tenemos los discos intervertebrales, que ayudan a la estabilidad de la columna. El 80% del disco es agua, y en mayor porcentaje en el interior del disco, el núcleo pulposo. El anillo fibroso se encuentra en el exterior y es un amortiguador fibrohidráulico.

La columna vertebral presenta distintos tipos de movimientos:

  • Flexión. En posición anatómica, dorsales y lumbares tienen un máximo de 90º de flexión.
  • Extensión. La extensión cervical puede llegar a 50º
  • Lateralización, está limitada en la zona dorsal por las costillas y en la zona lumbar por la pelvis.
  • Rotación, de 80º máximo en la zona cervical
  • Circunvalación, es la combinación de todos los movimientos.
  • La pelvis presenta un movimiento de anteversión y retroversión