Vivimos en una época en la que las exigencias externas e internas han hecho disparar las estadísticas en cuanto a depresión y ansiedad.

También estamos en momentos delicados en los que, por lo menos en Madrid, se está discutiendo mucho sobre si las terapias complementarias son o no pseudo ciencias, ¡es el tema del momento!

¿Cuál es mi punto de vista? Que la sociedad pide a gritos por necesidades claras (estrés, ansiedad y demás dolencias) volver a conectar con la calma y con lo primario.

Para ello, las terapias complementarias cumplen una gran función, ayudan a conectar con los sentimientos y las emociones.  Cabe destacar que una buena gestión de las emociones nos ayuda a parar antes y a poder distinguir qué nos está pasando internamente y si estamos o no llegando a nuestro tope emocional.

Personalmente quiero compartir que mi camino con Reiki fue fundamental para esto, me permitió realizar un trabajo hacia mi auto descubrimiento y mi auto escucha, para de esta manera tomar el control de mis emociones.

Con una técnica muy sencilla, que todo el mundo puede aprender, el proceso interno puede ser transformador si lo orientamos desde esta mirada. Al margen de sus otros beneficios.

Hoy quería centrarme en que más allá de la discusión del momento, elegir una técnica que nos conecte con nuestro equilibrio y nuestro bienestar es fundamental para los tiempos que corren.

Yo te propongo que tomes contacto con Reiki, el camino es muy bonito y muy fácil y, lo mejor de todo, es que eres tú quien comienza a tomar las riendas de tu vida y no tus circunstancias o emociones.

Este mes tenemos los 3 niveles de Reiki en Vidaes para que puedas comenzar o continuar en este bello camino.

Puedes pinchar en los siguientes enlaces para apuntarte:

¡Que tengas un gran día!

Con amor <3

Malena